USCIS revisará sus contratos ante amenaza de quedarse sin fondos

Agencia EFE

Washington, 5 jun (EFE News).- El Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS), que encara dificultades presupuestarias y posibles despidos temporarios, informó que ha iniciado una revisión de todos sus contratos a fin de "priorizar los servicios más esenciales para cumplir sus misiones críticas".

"USCIS debe asegurar la continuación de las operaciones que son críticas para su misión y que se prioricen los fondos para el pago a nuestros empleados", señaló la agencia en un mensaje divulgado en redes sociales y del que han hecho eco organizaciones civiles.

La agencia, que tiene unos 17.000 empleados, fue creada en 2002 y puesta bajo la égida del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) tras la disolución del Servicio de Inmigración y Naturalización (INS, en inglés), conocido popularmente como "la Migra" y que operaba en el ámbito del Departamento de Justicia.

El jueves, USCIS reabrió varias de sus oficinas en las cuales se tramitan los casos de asilo y los de obtención de la ciudadanía estadounidense para servicios con asistencia personal en casos que no son de emergencia. La agencia había suspendido el 19 de marzo los servicios que requerían la presentación personal de los aplicantes, debido a la pandemia de COVID-10.

Las entrevistas en las oficinas para los casos de asilo y las ceremonias de naturalización han quedado suspendidas, y la emisión de los certificados de residencia legal permanente ("tarjeta verde") también fue afectada por las restricciones en las operaciones, todo lo cual a su vez menguó la situación presupuestaria de USCIS, una agencia que obtiene financiación con las tasas que cobra por sus servicios.

El mes pasado el subdirector de la agencia, Joseph Edlow, envió un correo electrónico a los empleados señalando que "dada la naturaleza sin precedentes de la pandemia global no hay datos históricos que puedan usarse para proyectar el alcance y la duración del impacto de COVID-19 en las recaudaciones de USCIS".

"USCIS agotará sus fondos este verano y, sin una intervención del Congreso, corremos el riesgo de no ser capaces de cubrir la planilla de sueldos, y tendremos que tomar acciones drásticas para mantener la agencia a flote", añadió.

La agencia ha pedido al Congreso una asignación de 1.200 millones de dólares para compensar la caída de recaudaciones y busca un aumento del 10 % en sus tarifas para cubrir sus necesidades financieras.

Según el mensaje difundido en redes sociales, la agencia ha calculado que las solicitudes de asilo, residencia legal y ciudadanía habrán caído un 61 % hacia septiembre "cuando USCIS espera quedarse sin dinero aún si los gastos se han recordado para cubrir las funciones críticas".

(c) Agencia EFE