¿Usás el microondas?: mitos y verdades sobre el uso de electrodoméstico que no falta en ninguna cocina

iProfesional
·7  min de lectura

El microondas es uno de los electrodomésticos más presentes actualmente en la cocina. Son pocas las personas que carecen de este elemento, cuya practicidad es altísima y cuyos usos son prácticamente infinitos.

Calentar la comida de manera rápida y efectiva, cocinar algunos alimentos, descongelar ciertos productos, entre otros, son algunos de los usos más comunes que se le suele dar a este pequeño electrodoméstico.

Además, en muchas cocinas se ha transformado en un elemento decorativo, dado que los diseños son cada vez más trabajados desde el punto de vista de la estética. Ahora bien, lo cierto es que, más allá de su versatilidad, el microondas tiene sus limitaciones.

No todos los productos se pueden introducir y calentar allí; de hecho no es seguro poner cualquier cosa dentro de este electrodoméstico, dado que podría, en algunos casos, resultar perjudicial para la salud.

Es fácil darse cuenta de las diferencias entre cocinar algún alimento en un microondas y la cocina tradicional. Entre otras cosas, porque el método del microondas tiene una cocción más agresiva y veloz.

Algunos expertos indican que es capaz de alterar la composición del alimento y que no solo puede llegar a afectar sus propiedades físicas y nutricionales, sino que también puede ser poco saludable para el cuerpo humano.

El microondas es un electrodoméstico de uso frecuente en el hogar
El microondas es un electrodoméstico de uso frecuente en el hogar

El microondas es un electrodoméstico de uso frecuente en el hogar

No obstante, es importante tener en cuenta que esta postura no está del todo validada por la comunidad científica, dado que todavía hay expertos que se posicionan en contra de esta afirmación y aseguran que el uso del microondas es totalmente seguro. De cualquier modo, conocer los argumentos de esta postura es importante para estar informado y, eventualmente, tomar la decisión de utilizarlo para este fin o no.

¿Cuál es el uso incorrecto del microondas?

Ha quedado demostrado que la radiación del microondas no tiene consecuencias para la salud, pero sí hay otros procesos que pueden resultar perjudiciales.

Una de las dudas más frecuentes se relaciona con el valor nutricional de los alimentos. Muchas personas creen que los productos que se cocinan o calientan en el microondas pueden perder valor nutricional.

En este sentido, algunas investigaciones han demostrado que las verduras pierden parte de su valor nutritivo en el microondas. Según se ha descubierto, el microondas elimina el 97% de una sustancia conocida como flavonoides, que son compuestos vegetales con beneficios antiinflamatorios. Una de las grandes fuentes de flavonoides es el brócoli, que con la cocción regular pierde un tercio menos de nutrientes.

No obstante, otro estudio demostró que los tiempos de cocción cortos (se puso el brócoli en el microondas durante un minuto) no comprometían el contenido nutricional, incluso que el microondas parecía ser una mejor manera de preservar los flavonoides que el vapor.

Según una investigación del Centro de Investigación de Nutrición Humana de Beltsville en el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, no hay una respuesta clara sobre si los vegetales en el microondas retienen más nutrientes que cualquier otro método. El motivo de esta conclusión es que cada alimento es diferente del resto y en cada caso el microondas podría comportarse de manera distinta.

Una de las dudas más comunes sobre el microondas involucra al valor nutricional de los alimentos
Una de las dudas más comunes sobre el microondas involucra al valor nutricional de los alimentos

Una de las dudas más comunes sobre el microondas involucra al valor nutricional de los alimentos

Cabe mencionar que en otro estudio los investigadores compararon el contenido de fenólicos -compuestos asociados con varios beneficios para la salud- de una serie de verduras después de haber sido hervidas, cocidas al vapor y en el microondas. De acuerdo a las conclusiones de esta investigación, el microondas y el vapor causaron una pérdida de contenido fenólico en la calabaza, las arvejas y los puerros, pero no otros vegetales, como la espinaca, el morrón, el brócoli o los porotos.

Los investigadores también probaron la actividad antioxidante y, en ambas medidas, las verduras se comportaron mejor en el microondas que al hervirlas. "El tratamiento térmico moderado podría haber sido una herramienta útil para mejorar las propiedades de salud de algunas verduras", señalaron los investigadores.

¿Qué pasa con los envases de plástico en el microondas?

En general, para colocar cualquier recipiente en el microondas se aconseja verificar que sea apto para este uso. Actualmente, la mayoría de los productos de vajilla de uso diario y de los recipientes contenedores de plástico están adaptados para colocarse en el microondas. Sin embargo, chequear este punto no está de más, dado que de no ser apto para microondas se podría dañar el recipiente, el microondas o incluso la salud.

En relación al uso de plástico en el microondas, algunos expertos advierten acerca del riesgo de ingerir ftalatos. Se trata de un aditivo plástico que se encuentra en los recipientes y que podría descomponerse con el calor, de modo que podría filtrarse en la comida.

No todos los recipientes de plástico son aptos para microondas
No todos los recipientes de plástico son aptos para microondas

No todos los recipientes de plástico son aptos para microondas

Los expertos indican que los plásticos que no están diseñados para utilizarse en el microodas se derriten a una temperatura más baja y pueden lixiviarse (separar sus partes solubles de las insolubles) durante el proceso de microondas si se sobrepasan los 100 grados centígrados.

En un estudio realizado en el año 2011, los investigadores compraron más de 400 envases de plástico diseñados para guardar alimentos. A lo largo de su estudio encontraron que la mayoría de ellos tenía fugas de productos químicos que alteran las hormonas. Los ftalatos son uno de los plastificantes más utilizados en esta industria, y se usan para hacer el plástico más flexible. En general están presentes en los envases de comida para llevar, en los envoltorios de plástico y en las botellas de agua.

Cabe destacar que se ha descubierto que alteran las hormonas y el sistema metabólico de los seres humanos. Además, en los más chicos los ftalatos pueden aumentar la presión sanguínea y la resistencia a la insulina, algo que podría aumentar el riesgo de trastornos metabólicos como la diabetes y la hipertensión. Por último, la exposición a estas sustancias también estaría relacionado con problemas de fertilidad, asma y trastorno por déficit de atención e hiperactividad.

El bisfenol (BPA) también se usa con mucha frecuencia en los productos plásticos. Sobre este componente, los estudios han sugerido que también puede alterar las hormonas. Sin embargo, en este caso las investigaciones son limitadas en comparación con la cantidad de estudios que analizan los ftalatos, por lo que se requieren estudios más profundos para alcanzar una conclusión.

Calentamiento desigual y altas temperaturas

Otro de los puntos a tener en cuenta para usar el microondas de manera segura apunta a saber que existen más riesgos potenciales de calentar los alimentos en el microondas, como el calentamiento desigual y las altas temperaturas utilizadas.

Hay ciertos productos, como las carnes, que se desaconseja cocinar en el microondas
Hay ciertos productos, como las carnes, que se desaconseja cocinar en el microondas

Hay ciertos productos, como las carnes, que se desaconseja cocinar en el microondas

Los expertos señalan que se suele aconsejar usar el microondas para recalentar, en lugar de para cocinar los alimentos, dado que en el último caso la cocción se puede hacer de manera desigual. Es así que se corre el riesgo de que algunos alimentos queden crudos en algunas zonas, lo cual representa un severo riesgo para la salud en ciertos casos (como las carnes, por ejemplo).

No obstante, para recalentar la comida también hay que tener ciertos recaudos. La comida debe ser calentada hasta que alcance los 82 grados en toda su extensión para matar cualquier bacteria dañina y como las bacterias pueden seguir desarrollándose cada vez que la comida se enfría de nuevo, no se debe recalentar una comida más de una vez.

Las altas temperaturas del microondas también pueden suponer un cierto riesgo. En general, las temperaturas altas no son un problema, pero hay algunas investigaciones que sugieren que existe un riesgo relacionado con la cocción de algunos alimentos con almidón en el microondas, como los cereales y las hortalizas de raíz. Según algunos expertos, en estos alimentos puede aparecer acrilamida química, un subproducto natural de la cocina. Estudios en animales han demostrado que la acrilamida actúa como un carcinógeno porque interfiere con el ADN de las células, pero la evidencia en los humanos es muy limitada.

En conclusión, el microondas es un electrodoméstico seguro. Sin embargo, es necesario tomar algunos recaudos para utilizarlo, de modo que sea seguro consumir los alimentos que se caliente allí.