Uruguay termina misión en Haití satisfecho con resultados

Un contingente de militares uruguayos en la misión de la ONU en Haití el 23 de enero de 2006 (AFP/Archivos | Roberto Schmidt)

El ministro uruguayo de Defensa, Jorge Menéndez, se dijo este lunes satisfecho del trabajo realizado por las tropas uruguayas que formaron parte de la misión de la ONU en Haití y que culminaron su trabajo el sábado.

"Hemos cumplido con el mandato y mucho más allá de eso, hemos hecho cosas importantes en Haití y creemos que también se van a seguir haciendo en estos días" durante la salida de las tropas uruguayas, dijo el ministro al canal local de televisión Montecarlo.

El último día de Uruguay en la Minustah (Misión de Naciones Unidas para la Estabilización de Haití) fue el sábado 15 de abril, tras el anuncio de suspensión de actividades de esa iniciativa que comenzó en 2004 en una de las naciones más pobres del mundo.

Para los militares uruguayos, que forman parte de los cascos azules de la ONU en otras regiones del planeta, es la oportunidad de realizar actividades en el terreno, capacitarse en logística y las misiones representan, al mismo tiempo, un ingreso extra para ellos y para las Fuerzas Armadas locales.

Uruguay llegó a tener el segundo mayor contingente en número en Haití luego de Brasil, que comandó la misión.

La Minustah fue desplegada en 2004 tras la salida del presidente Jean-Bertrand Aristide del poder, para contener un espiral de violencia en la capital haitiana.

Siempre fue percibida como un ejército de ocupación por los numerosos partidarios del expresidente. Sin embargo, la fuerza fue bien recibida en muchas partes de un país acosado por la pobreza y las tragedias naturales.

El enojo con las fuerzas internacionales se hizo patente cuando surgieron revelaciones de abusos sexuales por algunos integrantes de la misión. La reputación de la Minustah empeoró en octubre de 2010, cuando cascos azules nepalíes introdujeron el cólera en el país, que terminó convirtiéndose en epidemia.

Hay 9.000 muertos por esta enfermedad desde entonces.

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó la salida en octubre de los contingentes de la Minustah, como había propuesto el Secretario general de la ONU, Antonio Guterres, ante la voluntad de Estados Unidos de reducir su contribución presupuestaria con el organismo.