Uruguay entra en la recta final para conocer a su futuro presidente

Agencia EFE

Montevideo, 26 nov (EFE).- Uruguay comenzó este martes el segundo escrutinio -en el que se corroboran los votos anulados y se abren los votos pendientes de observación- y entró en la recta final para conocer a su futuro presidente que, todo apunta, será el candidato del opositor Partido Nacional, Luis Lacalle Pou.

En un clima de mesura y tranquilidad llegaron a la sede de Montevideo de la Corte Electoral las urnas naranjas donde se guardan todos los votos que se emitieron en la capital uruguaya el pasado domingo.

Delegados del Partido Nacional (PN, centroderecha) y del Frente Amplio (FA, izquierda) se distribuyeron por cada una de las mesas donde se hará el conteo.

Al igual que en Montevideo, cada uno de los 18 departamentos restantes del país comenzó su escrutinio y, según se prevé, entre el viernes y el fin de semana se conocerán los resultados.

LOS VOTOS DE LA EXPECTACIÓN

En todo el país hay 35.229 votos observados -es decir, los de aquellas personas que emitieron su sufragio en diferente lugar a su circuito (mesa) original por algún motivo justificado, como militares desplazados, integrantes de mesas electorales o discapacitados motrices- y 53.619 votos anulados.

Así lo explicó a la prensa el vicepresidente de la Corte Electoral, Wilfredo Penco, quien detalló todo el procedimiento y especificó que, una vez se conozcan los votos observados y se corroboren que los anulados son correctos, estos se sumarán a los resultados del domingo.

"Las hojas de votación que fueron anuladas serán exhibidas a los delegados de las 2 fórmulas presidenciales y estos podrán considerar que esas hojas fueron mal o bien anuladas. Si hay una discrepancia con la resolución que adoptó la comisión receptora de votos podrá ser recurrida ante la Junta electoral que podrá confirmar o no la resolución", acotó.

Para el vicepresidente, el proceso que comenzó este martes será rápido de finalizar pero todo dependerá que la cantidad de recursos que sean presentados por los delegados.

Las elecciones del pasado domingo fueron las más reñidas de los últimos tiempos y, después del 100 % del voto escrutado, solamente 28.666 votos separaron al candidato a la Presidencia por el PN, Luis Lacalle Pou, y por el FA, Daniel Martínez.

De esta forma, la fórmula integrada por Lacalle Pou y Beatriz Argimón como aspirante a vicepresidenta obtuvo 1.168.019 votos, por 1.139.353 para Martínez y su compañera, Graciela Villar.

LA ALEGRÍA CONTENIDA Y LA ESPERANZA POR EL MILAGRO

Desde que se dio el puntapié inicial al segundo escrutinio, los funcionarios de la Corte Electoral uruguaya junto a los delegados de los dos partidos políticos que se disputan el sillón presidencial comenzaron un intenso trabajo.

Montacargas llevando las urnas, las maletas siendo vaciadas y el amplio galpón donde reina el silencio y la concentración de todos es el ambiente donde se hace el exhaustivo control de la votación.

Pese a la paridad que se presentó en las elecciones del domingo y a que la diferencia no fue la suficiente como para proclamar un presidente, los delegados de ambos partidos confían en el accionar de la Corte Electoral y en ningún momento ponen en duda que haya algún tipo de fraude.

En este sentido, Cristina Mier, una de las delegadas del FA, contó a Efe las tareas que se están llevando a cabo y subrayó que todos tienen "plena confianza" en la Corte.

"Obviamente el resultado será el que será, claramente las probabilidades están del lado de la fórmula del Partido Nacional pero hasta que no se cuente el último voto no se puede saber", subrayó.

Por su parte, el integrante de la Comisión Electoral Nacional del PN Darío Castiglioni contó a Efe que tiene a su cargo el control de los delegados de su partido y coincidió con que no será hasta el viernes que se sepa con exactitud el resultado final.

"Independientemente de que sea oficial, sabemos que a la candidatura de Luis Lacalle Pou y Beatriz Argimón tan solo le faltan recuperar 2.615 votos de esos votos observados. A partir de ahí ya podrían ser proclamados", explicó.

Sobre esto, dijo que él ya supo estar "de los dos lados del mostrador", como perdedor y como ganador, y ahora, sabiendo que es muy probable que salga victorioso del segundo escrutinio, se lo toma "con la misma tranquilidad" que en elecciones anteriores.

"Todavía no, pero vamos a festejar mucho", concluyó.

Uruguay se debate entre el cuarto mandato consecutivo del Frente Amplio, la coalición de izquierda que subió por primera vez al poder en 2005 y lleva en el Gobierno 15 años consecutivos -con dos mandatos de Tabaré Vázquez (2005-2010 y 2015-2020) y uno de José Mujica (2010-2015), y un giro a la derecha.

Lacalle Pou, cuyo padre, Luis Alberto Lacalle, gobernó hace 30 años, lidera una coalición "multicolor", en la que están integrados casi todos los partidos de la oposición con representación parlamentaria, sobre todo el Partido Colorado (PC, centroderecha) y Cabildo Abierto (CA, derecha), vinculado a los militares.

Federico Anfitti

(c) Agencia EFE