Uruguay, de alumno ejemplar de la región a ser el último en recibir vacunas

Nelson Fernández
·5  min de lectura
El gobierno del presidente uruguayo Luis Lacalle Pou recibe críticas porque aún no recibió las vacunas contra el coronavirus
Sergio Lima

MONTEVIDEO.- Las vacunas contra el coronavirus llegaron a todos los países de la región; o a casi todos. A fines de diciembre llegaron a México, Chile y la Argentina. En enero Ecuador, Panamá, Brasil y Bolivia recibieron sus dosis y en febrero, más rezagados, fue el turno de Perú, Venezuela, Colombia y Paraguay.

¿Y a Uruguay, cuándo? El país que ha sido uno de los más elogiados de la región por su combate a la pandemia, vive una confrontación política interna por la demora en lograr contratos con laboratorios y hasta hoy no hay fecha concreta para que lleguen las vacunas.

El presidente uruguayo Luis Lacalle Pou conversó esta semana con Thomas Strüngmann, uno de los propietarios de BioNtech que junto a Pfizer desarrollaron la primera vacuna contra el coronavirus
Estefanía Leal/El País


La oposición critica al presidente uruguayo Luis Lacalle Pou por la demora en la llegada de las vacunas contra el coronavirus al país (Estefanía Leal/El País/)

El príncipe Harry y Meghan Markle confirmaron su ruptura con la realeza y perderán sus últimos títulos

El presidente Luis Lacalle Pou ha mantenido una alta popularidad en su primer año de gestión, justamente por la estrategia sanitaria de Uruguay, que no incurrió en cuarentena obligatoria general y graduó las medidas de contención del virus.

Pero la oposición de izquierda, el Frente Amplio que gobernó tres períodos seguidos (2005-2015) le pega duro al gobierno tanto por la falta de vacunas como por el gasto social que considera que es escaso para atender las demandas de personas y sectores afectados.

¿Y la vacuna para cuándo?

El senador del Frente Amplio, Alejandro Sánchez, que ocupa la banca dejada por el expresidente José “Pepe” Mujica, insistió esta semana con críticas a las autoridades sanitarias que informan sobre el Plan de Vacunación, sin que las dosis hayan llegado: “¡Parece joda! Un gobierno que en vez de hacer y gobernar, se dedica todos los días a comunicar un anuncio tras otro. ¡No llegaron las vacunas, pero te comunican el horario!”.

Otro dirigente frentista, el exviceministro de Economía de Tabaré Vázquez, ironizó sobre el tema: “Venimos pre-vacunando bárbaro. Nos dicen en qué horario van a vacunar con vacunas que no hay, hasta nos dicen qué van a hacer con los sobrantes de vacunas que nos faltan. La única realidad es que vamos quedando rezagados en el mundo, en el grupo de países que aún no comenzaron a vacunar”.

No solo se demora la llegada del producto de laboratorio, sino que se demoró el anuncio de contrato, y cada vez que le preguntaba al presidente sobre el tema, respondía que haría el anuncio cuando tuviera cerrado los contratos.

En la noche del viernes 22 de enero, el propio presidente en sus redes sociales informó que el gobierno tenía cerrado un acuerdo para la compra de dosis de las empresas estadounidense Pfizer-BioNTech y la china Sinovac, y que estaba firme el contrato con el sistema Covax, para que llegaran a principios de marzo, o si se pudiera a fines de febrero.

Lacalle Pou dijo entones que “la aspiración del gobierno es tener vacunas para 2.800.000 personas”; el país tiene una población de 3,5 millones.

Sobre los motivos de la demora en llegada de vacunas, en el gobierno repasan los hechos, dicen que el país hizo lo que entendía más conveniente que era ingresar en el mecanismo del Covax (Fondo de Acceso Global para Vacunas Covid-19) y que en la primavera había pocos casos y el virus se veía contenido, por lo que no se aceleraron negociaciones con laboratorios en forma bilateral.

Sobre fin de año trascendió un hecho llamativo, el coordinador de Relaciones Internacionales y Cooperación del Ministerio de Salud Pública, Franco Alaggia, fue removido de su cargo, porque en una comunicación con Pfizer, había enviado un correo electrónico en el que decía que el gobierno uruguayo no tenía interés en comprar esa vacuna.

Sobre fin de año, Lacalle Pou quitó del Ministerio de Salud el manejo de negociaciones por vacunas y lo concentró en la Casa de Gobierno, con su conducción personal.

Y luego de cerrar los contratos, el presidente informó el 23 de enero que la vacunación comenzaría a principios de marzo, o si se pudiera algo antes.

Mientras, la cantidad de uruguayos contagiados había crecido hasta mitad de enero, pero luego comenzó a aflojar.

La cantidad de personas cursando la enfermedad había caído a 12 casos a mitad de junio, pero luego comenzó a subir, a julio 235, a fin de agosto 142, a septiembre 207, a octubre 506, a noviembre 1.423, a diciembre 5.470, al 16 de enero llegó a un pico, 16 de enero a 8.235, pero comenzó a bajar y cerró en enero con 6.619 casos, mientras que al 18 de febrero había 5.218 personas cursando la enfermedad.

Los fallecidos también eran pocos en el invierno, treinta y pico de casos, pero subieron a 44 en agosto, a 48 en setiembre, 58 en octubre, 77 en noviembre; saltó a 181 en diciembre, a 436 a fin enero y a 558 al jueves 19

Mientras se espera la llegada de las dosis, la oposición golpea cada día al gobierno con la comparación a lo que sucede en la región.

La era pos-Trump: EE.UU. regresa al Acuerdo de París y quiere hablar con Irán

La esposa del presidente Lacalle Pou, Lorena Ponce de León, fue consultada por la prensa sobre las vacunas, durante un acto público, y respondió: “créanme, y se los digo de primera mano, que el presidente está atrás de este tema todos los días (…) ya se han firmado los contratos (…) Se está trabajando responsablemente para tratar de cumplir en tiempo y forma”.