Urpilainen: "Quizás la UE ha dado por sentada la relación con América Latina"

Bruselas, 10 ene (EFE).- La comisaria europea de Asociaciones Internacionales, Jutta Urpilainen, reconoció este martes que la Unión Europea ha podido "dar por sentada" en el pasado la relación con América Latina y el Caribe, región con la que celebrará en julio su primera cumbre en ocho años auspiciada por España, y que la invasión rusa de Ucrania les ha "abierto los ojos".

En una entrevista telefónica con EFE tras su visita a Madrid de este martes, Urpilainen afirmó que ahora todos los Estados miembros "entienden y están preparados" para reforzar la asociación con esta región y se están preparando actividades e iniciativas para que el impulso a esta relación no quede reducida a la cumbre que se celebrará en la capital comunitaria.

"Tal vez hemos dado por sentada esta relación. Creo que la guerra en Ucrania y el ataque ruso a Ucrania nos ha abierto los ojos de alguna manera, respecto a que aunque la guerra esté teniendo lugar en suelo europeo la crisis es muy global", reflexionó Urpilainen, que valoró que, ante los nuevos retos y "shocks" como la pandemia o la guerra, "no hemos dado la espalda a nuestros países asociados, al Sur global"

"Mi lectura honesta de la situación es que todos comprendemos que hay que reforzar la asociación con la región de América Latina y el Caribe y que todos los Estados miembros están preparados para hacerlo. Desde esa perspectiva la cumbre es un hito importante", agregó la comisaria finlandesa.

Durante su visita a Madrid, Urpilainen mantuvo encuentros con el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, así como con la con la vicepresidenta primera y ministra de Economía y Transformación Digital, Nadia Calviño, y con el ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, y participó con un discurso en la Conferencia Anual de Embajadores españoles.

Las reuniones se han enmarcado en el ya cercano inicio de la presidencia española del Consejo de la Unión Europea, que arranca el próximo 1 de julio, bajo la que Madrid organizará la cumbre de líderes con Latinoamérica y el Caribe sobre la que, tras ocho años de espera, hay expectativas "elevadas".

"Me ha gustado ver lo comprometidos que están en preparar la cumbre y cuándo trabajo han hecho ya en cuanto a la preparación. Es importante que seamos capaces de reforzar nuestra asociación más con Latinoamérica y el Caribe. Vemos realmente un gran potencial para una cooperación más profunda con esta región", afirmó la comisaria.

Para que el impulso a la relación no se quede únicamente en la cumbre de julio, Bruselas prepara una "hoja de ruta" hacia este encuentro que incluirá, según avanzó la comisaria, un viaje de ella misma y la vicepresidenta comunitaria encargada del ámbito digital, Margrethe Vestager, a la región en marzo para lanzar una nueva alianza digital.

En los próximos meses se definirán también los proyectos estrella que se financiarán en Latinoamérica y el Caribe con la estrategia Global Gateway (Pasarela Global), con la que Europa quiere contrarrestar la Ruta de la Seda de Pekín y que aspira a movilizar hasta 300.000 millones de euros en siete años a distintas zonas del mundo, la mitad del total en África.

"Los Estados miembros y la UE en su conjunto son aún el mayor inversor en la región de Latinoamérica y el Caribe. Hemos sido activos, pero creo que ahora por los cambios y la competencia geopolítica, que también son más visibles por la guerra en Ucrania, es aún más relevante prestar más atención a esa región y reforzar la asociación", incidió.

La estrategia Global Gateway ha financiado ya proyectos concretos como una iniciativa de manufactura de vacunas en Ruanda, Senegal, Ghana y Sudáfrica, presas hidroeléctricas en Tayikistán y Vietnam o proyectos de hidrógeno limpio en Namibia, aunque la comisaria alerta de que su implementación "es una maratón y no un 'sprint'".

"En la región latinoamericana queremos apoyar las transiciones verde y digital, que son el elemento central de Global Gateway, pero también es importante que a través de esto podamos apoyar también la agenda 2030 y los objetivos de desarrollo sostenible", apuntó.

Su mayor preocupación personal en Latinoamérica y el Caribe, concluye, es la desigualdad, contra la que es necesario luchar "para mantener la paz y la estabilidad en cualquier sociedad".

(c) Agencia EFE