El universo de Joan Miró llega a la CDMX

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, octubre 7 (EL UNIVERSAL).- "Universo Miró" se ha presentado desde 2019 en varios países de la Unión Europea, y desde este viernes 8 de octubre por primera vez se podrá ver fuera de Europa, en el Centro Cultural de España, en el centro de la Ciudad de México.

Esta exposición contiene cuatro pinturas y una escultura de Joan Miró, así como cinco fotografías de Joaquim Gomis, amigo del artista y primer presidente de la Fundació Joan Miró. Es presentada precisamente por la Fundació Joan Miró y la Fundación Abertis. La Fundació Joan Miró busca difundir internacionalmente la obra del artista.

En un comunicado, el Centro Cultural España explica que el proyecto "Universo Miró2" explora el lenguaje de signos del artista mediante una selección de pinturas y esculturas de su última etapa procedentes de los fondos de la Fundació Joan Miró. Se incluyen las pinturas de 1978 "Femme dans la nuit" (Mujer en la noche), "Femme" (Mujer), "Personnages et oiseaux avec un chien" (Personajes y pájaros con un perro) y "Personnages et oiseaux dans un paysage nocturne" (Personajes y pájaros en un paisaje nocturno); y la escultura "Monsieur, Madame" (Señor señora), de 1969.

Dolors Rodríguez Roig, comisaria del proyecto y autora del texto de la publicación que acompaña la exposición ha dicho que "los colores puros respondían a la voluntad de Miró de acercar al máximo sus obras a las personas, así como también un giro hacia el pop art. También le servían para enfatizar su lenguaje y el simbolismo de sus representaciones, fuese cual fuese el medio artístico que utilizara".

"Universo Miró" se expuso antes en las representaciones diplomáticas de España en Roma, Berlín, Dublín, Bruselas y París.

La Fundació Joan Miró cuenta en su sitio web (https://www.fmirobcn.org/es/joan-miro/) que el artista nació en Barcelona en 1893, que sus paisajes emocionales son esencialmente Mont-roig, París, Mallorca y más adelante Nueva York y Japón. Mont-roig, una pequeña población de la comarca del Baix Camp, será el contrapunto a la agitación intelectual que vive en París en los años 20 junto a los poetas surrealistas, y al estímulo del expresionismo abstracto que descubre en Nueva York en los años 40.

Durante la II Guerra Mundial, Joan Miró dejó su exilio en Francia y se instaló en Palma de Mallorca, espacio de refugio y de trabajo, donde su amigo Josep Lluís Sert diseñará el taller que siempre había soñado.

Los paisajes de Mont-roig y de Mallorca serán determinante en su obra. "El vínculo con la tierra y el interés por los objetos cotidianos y por el entorno natural serán el trasfondo de algunas de sus investigaciones técnicas y formales", se cuenta en el sitio de la Fundació. "Miró huye del academicismo, a la búsqueda constante de una obra global y pura, no adscrita a ningún movimiento determinado. Contenido en las formas y en las manifestaciones públicas, es a través del hecho plástico donde Joan Miró muestra su rebeldía y una gran sensibilidad por los acontecimientos políticos y sociales que lo rodean. Este contraste de fuerzas le llevará a crear un lenguaje único y personalísimo que lo sitúa como uno de los artistas más influyentes del siglo XX".

El CCEM recuerda que Miró tomó como referentes el arte de la prehistoria, los maestros medievales y la cultura popular, que creó un lenguaje de signos singular. "En la obra de Miró, la noche, las constelaciones, la figura de la mujer -entendida como representación simbólica de conceptos como la fertilidad, la reproducción o la sexualidad- y el pájaro se convirtieron para siempre en expresiones de un universo de creación y renovación"

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.