Muchos universitarios británicos se mantienen con trabajo sexual

·3  min de lectura

Lucy no encontró otra salida. El trabajo que tenía en un bar lo perdió por la pandemia y no encontraba otro. El dinero ya no le alcanzaba para el estudio. "Elegí el trabajo sexual", dijo Lucy al portal universitario The Tab.

"El sexo siempre me gustó y simplemente no había ninguna otra posibilidad que se adaptara a mi horario de la universidad". Primero, Lucy ofreció imágenes a través del portal erótico OnlyFans, pero eso no fue suficiente. Por eso, esta británica decidió prostituirse.

Estudiar es caro en el Reino Unido. Los locales pagan hasta 9.250 libras (unos 12.200 dólares) de derechos de matrícula al año. Para los extranjeros es más del doble. A ello se suma el elevado costo de vida. Alrededor de dos tercios de los estudiantes tienen un trabajo aparte, también porque el subsidio para mantenimiento es en promedio 223 libras más bajo que los costos de vida.

La situación de Lucy, cuyo nombre real es otro, es la de miles de personas en el Reino Unido, la mayoría de ellas mujeres. Una encuesta del portal financiero Save the Student demostró que el tres por ciento se financia el estudio con trabajo sexual. Otro nueve por ciento lo está pensando.

Los representantes de los estudiantes de la Universidad de Kingston estiman que la cifra de estudiantes que realizan trabajo sexual en el país asciende a hasta 70.000.

Sin embargo, hasta ahora apenas se había hablado en público del trabajo sexual de los estudiantes. Pero eso cambió porque el Gobierno conservador teme que se aproxime un escándalo.

El motivo es un entrenamiento online que los representantes de los estudiantes ofrecieron en la Universidad de Durham. Se trata de brindar ayuda, apoyo y consejos a aquellos que estén ganando dinero con el trabajo sexual o que estén evaluando hacerlo.

Previamente, la Universidad de Leicester había asegurado a sus estudiantes que es legal desvestirse delante de la cámara a cambio de dinero o dejarse mantener por hombres ricos, los llamados "sugar daddies".

La ministra de Universidades Michelle Donelan se mostró indignada. Dijo que así las universidades están legitimando "un sector peligroso". "Este curso busca normalizar la venta de sexo y eso no tiene lugar en nuestras universidades". Pero la indignación solo fue mucho ruido y pocas nueces.

"No nos disculpamos por nuestro trabajo, con el que garantizamos que Durham ofrezca un entorno seguro para todos sus estudiantes y empleados", comunicó la Universidad de Durham. Añadió que hay muchos cursos para brindar apoyo en temas como salud mental, drogas o alcohol.

Los representantes estudiantiles insisten en que es necesario un planteamiento constructivo. "Las trabajadoras sexuales estudiantiles son un hecho de la vida moderna", subrayó Johah Graham de la Durham Students Union. Y añadió que ignorarlo supone un grave error con efectos sobre los estudiantes.

Una y otra vez se escucha de estudiantes que tras terminar sus estudios no pueden salir del trabajo sexual o padecen estrés postraumático. Pero muchas universidades hacen de cuenta que esto no sucede.

Y eso que, según expertos, las cifras de trabajadores sexuales estudiantiles aumentaron claramente en pandemia, en parte gracias a la oferta online.

"Con el crecimiento de plataformas como OnlyFans o JustForFans todos pueden realizar un trabajo sexual desde sus casas o desde donde vivan", escribieron Elizabeth Buckner y Aaron Brown de la Universidad de Toronto en Canadá. Las cifras de usuarios de OnlyFans se multiplicaron durante la pandemia.

El trabajo sexual estudiantil además no está limitado al Reino Unido. Es importante que haya información sobre esto. "Es importante que todas las universidades tengan pautas sobre el trabajo sexual, para evitar que los estudiantes experimenten discriminación o prejuicios", dijo Jessica Hyer Griffin, fundadora del grupo de ayuda Support for Student Sex Workers.

Por otra parte, dice, las universidades tienen que entrenar a más empleados. "El trabajo sexual no desaparecerá. Las universidades deben tenerlo en cuenta y proteger a los estudiantes".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.