La Universidad Nacional de Cuyo advirtió a profesores por actitudes discriminatorias hacia los judíos

Pablo Mannino

La Universidad Nacional de Cuyo advirtió a un profesor y a una comunicadora de la institución por conductas antisemitas tras una denuncia a comienzos de este año realizada por el Centro Simon Wiesenthal por "el odio y la intolerancia hacia los judíos".

Los comentarios fueron reconocidos como de "carácter discriminatorio" por parte de las autoridades de la universidad, comandada por Daniel Pizzi, por lo que se resolvió la aplicación de medidas "con la finalidad de erradicar toda forma de violencia y discriminación del ámbito universitario".

Julio Alejandro Neme Dorah, a cargo de la cátedra de Estudios Árabes Contemporáneos y Silvia Beatriz Sassola, comunicadora del sitio web Unidiversidad, fueron advertidos de "que pertenecen a una universidad pública que sostiene la laicidad en todos sus espacios" y los invitó a "trabajar en el respeto por la diversidad cultural y religiosa".

Para graficar el grado de los comentarios vertidos por los trabajadores de la UNCuyo, entre las capturas tomadas durante la pesquisa se observa una frase de Neme Dorah donde llama a "rebelarse contra los 'usureros talmudistas'", al tiempo que en Pascuas calificó de "deicida" al pueblo israelí. También, se pusieron de manifiesto las agresiones vertidas en el sitio "Debate Árabe" donde el profesor expresa que "el judaísmo sionista es la gran desgracia de la humanidad. Maestros de la mentira, envenenadores de todos los pueblos y enemigos de la humanidad. El Talmud y la Torah es su propia espada de Damocles".

En el caso de Sassola, se puso de relieve sus comentarios "militantes antisemitas" en la red social Twitter donde acusa a los judíos que viven en la Argentina de "doble lealtad", de acuerdo con la denuncia realizada por los responsables del Simon Wiesenthal.

En mayo de este año, el reconocido centro que documenta las víctimas del Holocausto envió una carta al rector de la UNCuyo, Daniel Pizzi, para denunciar el antisemitismo en el ámbito universitario, quien se comprometió a iniciar una investigación interna. La respuesta llegó esta semana: aunque se clausuró el proceso sumarial, se reconoció el accionar de los docentes y se los intimó a realizar un cambio en su proceder.

Por su parte, también se detectó posible "hostigamiento" e incitación a la violencia contra estudiantes judíos que asisten a uno de los principales colegios de la universidad, conocido como DAD (Departamento de Aplicación Docente).

"El Instructor considera a la luz de la definición de antisemitismo establecida por la International Holocaust Rememberance (IHRA), que las publicaciones de Debate Árabe y del señor Julio Alejandro Neme Dorah podrían entenderse como discriminatorias y fortalecerían un discurso antisemita", indica el documento vertido por la UNCuyo.

En el trabajo de investigación se determinó que las publicaciones de ambos profesionales evidencian comentarios discriminatorios que fortalecen un discurso antisemita así como ataques contra el Estado de Israel y "pueden interpretarse como manifestaciones retóricas antisemitas".

Por tal motivo, la universidad rechazó las publicaciones en redes sociales, sobre todo Facebook y Twitter, aunque dejó en claro que los contenidos vertidos son de carácter personal, por fuera del control institucional. "Carece esta universidad de potestad para sancionarlos", aclara la resolución, aunque destaca la importancia de las recomendaciones a la autoridad rectoral, con la finalidad de "ratificar el repudio de tales hechos, evitar su repetición y despejar cualquier duda del profundo respeto institucional hacia la comunidad judía y el Estado de Israel".

Bajo este escenario, instó "a la señora Silvia Beatriz Sassola a modificar su usuario de la red social Twitter, omitiendo las siglas de la UNCuyo, a fin de evitar confusiones sobre la pertenencia de la misma y por no tratarse de una red social oficial de la Institución".

Finalmente, instruye al gobierno escolar mendocino a realizar jornadas de concientización y reflexión respecto a este tipo de actos, "tomando en cuenta fechas importantes y la necesidad de realizar el trabajo colectivo, en virtud de eliminar todas las formas de violencia y discriminación del ámbito universitario".

En diálogo con LA NACION, el profesor señalado se defendió de los cuestionamientos y cargó contra quienes lo denunciaron. "No hay nada en mi contra, me dijo el decano. No hay pruebas, ya que todo es miserablemente captado desde mi Facebook personal, donde me puedo atribuir ciertas licencias entre mis amigos, y el perfil de Debate Árabe. Esa es toda la incriminación; parece un tanto bizarra. En eso se basa el sionismo racista, discriminador y supremacista para tratar de silenciar nuestras voces", indicó Neme, al tiempo que se mostró molesto por la prohibición que hizo ahora la universidad de una charla debate denominada "De Versalles a Gaza", prevista para el 27 de noviembre en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. "Vemos la mano negra del sionismo. Va a ser un día de luto para la pluralidad. Ellos que hablan tanto de eso, sobre todo para la democracia de una universidad estatal, y a mí se me prohíbe dar la disertación, considerando que daremos un mensaje de odio, con consignas antisemitas, de un verdadero semita como soy yo", concluyó el docente y presidente del Club Sirio de Mendoza.