Unidem demanda a Edomex facilitación de pago de impuesto ecológico

ECATEPEC, Méx., enero 22 (EL UNIVERSAL).- La Unión Industrial del Estado de México (Unidem) demandó al gobierno del Estado que ponga en marcha mecanismos que faciliten el cálculo y pago del impuesto ecológico, sobre todo para los negocios pequeños de jurisdicción estatal, pues la estimación del gravamen implicaría más gasto que el costo de la contribución, informó el director general de la agrupación, Francisco Cuevas Dobarganes.

Adicionalmente advirtió que podrían presentarse amparos por parte de grandes empresas de jurisdicción federal en contra de este nuevo impuesto, debido a que representará una erogación de grandes proporciones para la industria.

"Este impuesto, cuando se publicó a finales del 2021, estaba mal legislado, porque quería cobrar hasta de las emisiones de las fuentes móviles, de los tráileres, de los camiones y hasta de los coches. Ahora que se reformó ya es más parejo, ya que entre otras cosas les cobra a todas las empresas, es decir, a las de jurisdicción federal y estatal", precisó.

El líder empresarial consideró que todos los esfuerzos que se hagan para tratar de mitigar las fuentes y los efectos de la contaminación son buenos, pero la parte con la que el sector industrial no concuerda es que los fondos que se recaudan se pierdan y se usan para el gasto público, pero debería utilizarse para mitigar los efectos de la contaminación.

"Sin duda es bueno que las empresas que contaminan paguen y así de alguna manera se desincentive la contaminación y que mejor que esos recursos, la empresa, los utilice para dejar de contaminar y no para el pago del impuesto", dijo.

En el caso de la Unidem, a la que están adheridas industrias trasnacionales y nacionales, la agrupación dejará que las empresas decidan si pagan el impuesto o recurren al amparo, aunque calculó que podrían elegir esa opción más de 400 industrias de la entidad, sobre todo las de jurisdicción federal, al valorar los altos montos que implicará el gravamen.

Desde principios de la década de los noventa las grandes empresas de fundición y químicas emigraron ante los controles de sus emisiones y sólo se quedaron las que tienen niveles bajos.

La asociación impartirá capacitaciones a sus agremiados para que conozcan a detalle el nuevo impuesto, la forma en que deberán calcularlo, así como el llenado de la Cédula de Operación Integral (COI) para el caso de las de jurisdicción estatal y de la Cédula de Operación Anual para las de nivel federal, pero insistió en que el gobierno mexiquense debe ofrecer alternativas que faciliten el pago de la contribución, sobre todo a empresas con emisiones mínimas.

"Queremos manifestar nuestra preocupación al gobierno del Estado de México porque puede salir más caro el cálculo del impuesto, que el impuesto en sí; y esto es porque para fuentes que tienen emisiones pequeñas como restaurantes, panaderías, cafeterías, tortillerías y salones de fiestas, que sí es cierto que tienen combustión de gas, y por ende tendrían que pagar impuesto, tendrían que pagar alrededor de a mil pesos al año por el impuesto, pero por el puro cálculo de la COI y la capacitación, les puede costar hasta tres veces más", afirmó.

Cuevas Dobarganes planteó al gobierno estatal que, para el caso de las fuentes de contaminación pequeñas y de jurisdicción estatal, solamente se realice un cálculo en función de cuánto se compra de leña, carbón o gas y sobre eso multiplicarlo por un factor y así, calcular del impuesto y no que se obligue a llenar la COI que sería muy engorroso y caro.

El líder industrial de las empresas más grandes de la entidad sostuvo que el Estado de México se encuentra en el lugar 22 de competitividad en el país, que este nuevo impuesto no abona para mejorar en ese indicador y que es necesario atraer más inversiones y empleos en el estado, ya que se siguen asentando más familias en territorio mexiquense sin que puedan encontrar condiciones de empleo digno que les permita vivir adecuadamente.