La Unidad opositora de Nicaragua reporta 52 líderes asediados y perseguidos

Agencia EFE
·3  min de lectura

Managua, 8 ene (EFE).- La opositora Unidad Nacional Azul y Blanco informó este viernes que 52 de sus líderes en Nicaragua sufren asedio por parte de la Policía Nacional o "paramilitares sandinistas", en el marco de las elecciones previstas para el 7 de noviembre próximo.

Entre los líderes opositores bajo asedio, según el grupo opositor, están 12 que sufren "casa por cárcel de facto", incluyendo el ex secretario general del Ministerio de Defensa Félix Maradiaga, la afrodescendiente Daysi Godoy, el estudiante Ariel Sotelo y la dirigente Alexa Zamora.

La Unidad Nacional presentó dichos casos en su informe "Violaciones a los derechos humanos en Nicaragua al cierre de 2020", en el que también se estableció en 120 el número de "personas presas políticas".

Del total de los que el grupo denomina "presos políticos", 110 fueron capturados "tras la insurrección de abril de 2018 y diez antes de esta fecha". Asimismo, 64 fueron capturados a lo largo de 2020, mientras que 31 fueron "recapturados", tras haber estado en prisión por razones políticas antes del año pasado, según el informe.

La organización opositora también cifra en 943 los "ataques al periodismo independiente entre julio y diciembre de 2020" y más de 50 contra la Iglesia Católica.

La Unidad recordó que hubo 71 feminicidios registrados por organizaciones feministas el año pasado y que "en muchos de los casos las mujeres asesinadas o sus familias habían puesto las denuncias ante la Policía" pero "esta nunca tomó acción alguna".

Igualmente indicó que "más de 2.867 personas han muerto por covid-19", pero que "las autoridades sanitarias nicaragüenses solo registran 165", sin hacer referencia a "112 muertes en el personal de salud y 52 en el personal docente".

La agrupación opositora también menciona el "uso de leyes como una nueva modalidad de ataque a la oposición", en referencia a las legislaciones y reformas aprobadas por la mayoría sandinista de la Asamblea Nacional a fines de 2020, así como "juicios viciados contra las personas presas políticas".

Las leyes y los juicios, según explicaron los dirigentes de la Unidad Nacional, buscan evitar que haya candidatos a la Presidencia por parte de la oposición en las elecciones de noviembre, en las que el sandinista Daniel Ortega buscará la reelección.

"Las ejecuciones extrajudiciales en el campo nicaragüense o en los bordes fronterizos con Honduras y Costa Rica no solo se han mantenido, sino que han aumentado. Los crímenes siguen sin esclarecerse", agregó el informe, sin ofrecer cifras ni identidades "por las dificultades obvias".

Destacó además que el impacto de los huracanes Eta e Iota, que dejaron más de una veintena de muertos y una estela de devastación, "evidenció el abandono estatal de las comunidades en el Caribe de Nicaragua".

"Tenemos que salir de Ortega en este 2021 (…), vamos a tratar con todas las fuerzas de lograr una salida electoral, porque estamos convencidos de que es la menos dolorosa para Nicaragua, y para eso debemos estar unidos", afirmó la dirigente de la Unidad Nacional Violeta Granera.

La Unidad Nacional considera que Ortega es un "dictador".

Ortega, quien aspira a seguir otros cinco años en la Presidencia tras las elecciones de noviembre, cumplirá el próximo domingo 14 años de haber retornado al poder en 2007 y 42 de dominio de la política local, incluyendo sus años en la oposición, entre 1990 e inicios de 2007.

(c) Agencia EFE