Unidad opositora de Nicaragua pide a la OEA actuar con firmeza contra Ortega

·3  min de lectura

Managua, 11 may (EFE).- La opositora Unidad Nacional Azul y Blanco de Nicaragua demandó este miércoles a la Organización de los Estados Americanos (OEA) actuar "con firmeza" contra el Gobierno del presidente Daniel Ortega, tras la expropiación de la sede del organismo en Managua.

"La Unidad Nacional Azul y Blanco exhorta y demanda a la OEA a actuar con firmeza para sentar un precedente, porque de no hacerlo quedará en entredicho la inviolabilidad de todas las sedes de organismos intragubernamentales y misiones diplomáticas acreditadas en Nicaragua y en el mundo", advirtió esa organización opositora en una declaración.

El 24 de abril pasado, el ministro de Exteriores de Nicaragua, Denis Moncada, anunció la decisión de retirar las credenciales de sus representantes ante la OEA en Washington, así como el cierre de las oficinas de ese organismo en Managua, para lo cual el Gobierno envió decenas de agentes policiales.

Dos días después, el Ejecutivo nicaragüense declaró de utilidad pública el edificio que la OEA alquilaba a dos hermanas, una propiedad de 296,1 metros cuadrados ubicada en una zona exclusiva de Managua, con el fin, según dijo, de crear en el lugar el "Museo de la Infamia", lo que quedó formalizado un día después.

En el documento, la unidad opositora explicó que hizo llegar una misiva a la presidencia protempore de la OEA "instando al Consejo Permanente a defender y hacer cumplir el principio de inviolabilidad, privilegios e inmunidades de sus oficinas nacionales, como respuesta al atropello perpetrado por el gobierno ilegítimo de Nicaragua el 24 de abril".

PIDEN REUNIÓN DE CONSULTAS DE CANCILLERES

En la carta, agregó esa organización opositora, "transmitimos la importancia que tiene para la OEA brindar una respuesta contundente y ejemplarizante ante esta violación", por lo que abogaron para que se convoque a una reunión de consultas de "ministros de Relaciones Exteriores, bajo el artículo 61 de la Carta de la OEA".

El pasado 30 de abril, el presidente Ortega dio por retirada a Nicaragua de la OEA, organismo al que renunció el 19 de noviembre de 2021, una medida que tardará dos años en ser efectiva, es decir hasta noviembre de 2023.

"Nosotros no queremos y decidimos no seguir ya (en la OEA). Ya lo habíamos decidido (en noviembre de 2021), pero nos querían tener allí a la fuerza y no hay pueblo que acepte imposiciones cuando tiene dignidad y Nicaragua tiene dignidad y no acepta imposiciones", señaló Ortega en un discurso durante un acto oficial con motivo del Día Internacional de los Trabajadores.

El mandatario aseguró que están "dispuestos a dar la batalla contra Goliat, si Goliat nos agrede", en referencia a alguna medida que pueda adoptar la OEA contra su Gobierno.

Los miembros del organismo regional condenaron de forma unánime, el pasado 27 de abril, la ocupación del inmueble en Managua.

El representante interino de Estados Unidos ante la OEA, Bradley A. Freden, pidió al organismo "otras respuestas" tras la ocupación de la oficina en Nicaragua por parte de las fuerzas de seguridad de este país.

"No podemos encogernos de hombros y mirar hacia otro lado", dijo Freden durante la reunión del Consejo Permanente de la OEA, en la que se discutió sobre la ocupación del inmueble a petición del secretario general de la organización, Luis Almagro, quien calificó la expropiación como "una afrenta a toda Latinoamérica" y que sienta un precedente peligroso en la región.

Nicaragua tomó esa decisión tres días después de que el Consejo Permanente de la OEA, con la ausencia de Managua, aprobara suspender a Rusia, su aliado, como observador permanente, en castigo por la invasión a Ucrania y en una apuesta por aislar aún más a Moscú en el plano internacional.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.