La Unión Europea restringirá considerablemente las visas turísticas para los rusos

·1  min de lectura

Los países del bloque europeo acordaron suspender el acuerdo que facilitaba la entrega de visados a los turistas rusos. Los pedidos de visado turísticos serán más difíciles y más largos para los rusos. Pero habrá excepciones para los disidentes del régimen de Putin.

Por nuestra corresponsal en Bruselas.

Los ciudadanos rusos lo van a tener un poco más complicado para entrar en territorio europeo en el futuro.

Los ministros de Exteriores apoyaron hoy que se suspenda el acuerdo de visas que mantiene la Unión Europea con Rusia desde 2007. Una solución de compromiso entre los que pedían una prohibición total y los que temían que esta medida aislara aún más al país.

En los próximos días se espera que haya luz verde definitiva a la suspensión. Una vez aprobada, los países europeos deberán estudiar caso por caso si se le otorga a una persona de ciudadanía rusa el permiso de entrada a territorio europeo. Además, también deberán pagar más dinero por ello.

El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, cree que era momento de que los países actuarán, y que los ciudadanos rusos no pueden entrar libremente en territorio comunitario a irse de compras y de vacaciones mientras existe una guerra en Ucrania. Aun así, se seguirá manteniendo la puerta abierta, también a aquellos que quieran escapar del régimen de Vladimir Putin o para estudiar.

En cualquier caso, países vecinos, como los bálticos o Finlandia, se podrán seguir reservando el derecho de restringir también la entrada a ciudadanos rusos en su frontera, tal y como ya han anunciado.

En 2021, los 26 países del Espacio Schengen recibieron más de 530.000 solicitudes de visas turísticas por ciudadanos rusos.


Leer más sobre RFI

Leer tambien:
La Unión Europea sopesa cerrar sus puertas a los turistas rusos