La Unión Europea confía en que sean "creíbles" las elecciones de Kenia

·4  min de lectura

Nairobi, 13 ago (EFE).- El jefe de la misión de observación de la Unión Europea (UE) en las elecciones generales de Kenia, Ivan Stefanec, declara a Efe su confianza en que "todo el proceso sea creíble" en un país "muy importante" para la UE y África.

"Aún no ha terminado (el proceso). No podemos hablar de credibilidad. Podremos hablar de credibilidad en todo el proceso sólo después de las elecciones", advierte el eurodiputado eslovaco en una entrevista con Efe en Nairobi.

Stefanec presentó este jueves en la capital keniana el informe preliminar de la misión sobre los comicios de este 9 de agosto en Kenia, mientras el país espera en vilo los resultados con especial atención en la carrera presidencial (se eligen también legisladores nacionales y regionales y gobernadores de condados, entre otros).

A falta de datos oficiales definitivos de la Comisión Electoral Independiente (IEBC), las proyecciones de los medios kenianos dan prácticamente un empate entre el vicepresidente, William Ruto, y el ex primer ministro y líder opositor Raila Odinga, los dos grandes favoritos para alcanzar la Presidencia, escenario en el que Kenia se vería abocada por primera vez a una segunda vuelta presidencial.

Dado que la IEBC dispone de siete días -desde la jornada electoral- para proclamar los resultados, el eurodiputado se muestra cauto. "Hasta ahora -explica-, puedo afirmar que no sólo la campaña fue pacífica, sino que también el día de la elección fue pacífico".

"Esperamos -insiste- que todo el proceso también sea creíble y pacífico hasta el final".

El jefe de la misión destaca que hubo "muchas menos tensiones" que en el pasado, como revela el informe preliminar, que constató "un nuevo discurso enfocado en asuntos socioeconómicos en la campaña, aunque las divisiones étnico-regionales fueron aún visibles".

Dividida en grandes bloques electorales basados en grupos étnicos, Kenia ha sufrido violencia interétnica en anteriores elecciones, especialmente tras los comicios de 2007, cuando murieron más de 1.100 personas, una de las páginas más oscuras de su historia.

Más de cien personas fallecieron igualmente tras las elecciones de 2017, cuando el Tribunal Supremo anuló la votación y ordenó una repetición, tras criticar a la IEBC por "irregularidades" en la tabulación y la comunicación de los resultados.

UNA DEMOCRACIA SÓLIDA CON MARGEN DE MEJORA

¿Es la IEBC hoy día una institución más fuerte que en 2017? "Eso espero. Han hecho mucho trabajo en términos de comunicación pública (...). Definitivamente, la transparencia ha mejorado", responde Stefanek, quien percibe aún "margen para una mejora".

En la votación de 2022, agregó, se registraron "algunos problemas con la identificación de los votantes" por razones técnicas, si bien el proceso, "en la mayoría de los casos, funcionó de manera eficiente".

Con todo, el jefe observador considera que "las instituciones democráticas son fuertes en este país. También el compromiso de los votantes es muy fuerte".

"No hay tantos países donde se puede ver que la gente está haciendo cola desde la medianoche para votar y sabemos que el proceso de registro no es fácil, tienen que registrarse previamente", apunta el político eslovaco, quien añade que "sus derechos fundamentales se han cumplido en esta elección".

¿Por qué la democracia keniana es importante para la UE? "Porque todas las democracias -contesta- deberían cooperar ahora mismo".

"Vivimos -continúa- en un mundo cambiante por la pandemia (de covid-19), por la invasión rusa en Ucrania. Todo está cambiando y sí creo que un aprendizaje es que las democracias deben estar unidas, deben cooperar mucho más".

Además, enfatiza, las elecciones de Kenia "son importantes no sólo para Kenia sino para toda la región" del convulso Cuerno de África -donde ese país desempeña un "papel crucial"- y para "todo el continente africano".

"Más de mil observadores internacionales están aquí -remacha-, lo que prueba que Kenia es realmente muy importante".

Por eso, la UE, que busca "fortalecer" su relación con el país africano a todos los niveles, ha enviado a Kenia una de sus mayores misiones de supervisión electoral, integrada por 180 observadores de sus Estados miembros, así como de Canadá, Noruega y Suiza.

"Deseamos que Kenia sea un democracia sólida", concluye Stefanek, cuya misión permanecerá en Kenia para evaluar el proceso de posibles quejas y apelaciones, así como una eventual segunda vuelta de las elecciones que deben arrojar al quinto presidente de esta república.

Pedro Alonso

(c) Agencia EFE