La Unión Europea le advirtió a Elon Musk que Twitter deberá adaptarse a la normativa del bloque

·4  min de lectura
Una vista del logotipo de la empresa estadounidense de redes sociales Twitter en la pantalla de un smartphone junto a un retrato del empresario Elon Musk
Adrien Fillon

PARÍS.- El nuevo propietario de Twitter no podrá hacer lo que quiera dentro de la Unión Europea (UE). Ese es el mensaje enviado por Bruselas a Elon Musk al día siguiente del anuncio de su compra de la red social por 44.000 millones de dólares. Su voluntad de garantizar más libertad de expresión en la plataforma no podrá significar un debilitamiento de la moderación de los mensajes ilícitos en los 27 países del bloque.

“En Europa, las cosas son claras: Twitter debe adaptarse a nuestras reglas para disfrutar de un mercado de 445 millones de internautas, cifra superior a la del mercado estadounidense”, advirtió el comisario para el Mercado Interior de la UE, el francés Thierry Breton.

En los días previos a la compra, Musk no dejó de clamar sus objetivos para la plataforma de 83 millones de abonados. A su juicio, Twitter es “un ágora digital” donde la libertad de expresión debe ser reforzada… reduciendo la moderación. El empresario retoma así la retórica de la derecha norteamericana que acusa a la red social, muy influyente en los medios y la clase política, de ejecutar una moderación sesgada y tratar de silenciar las voces conservadoras. Numerosos estudios prueban, sin embargo, lo contrario, pero la interdicción definitiva de Donald Trump tras la invasión del Capitolio, así como el cierre de cuentas de figuras de la ultra-derecha por difusión repetida de desinformación, siguen siendo utilizados como argumento.

Y si bien la derecha estadounidense se congratula de esta compra, otros observadores temen que la plataforma se vea invadida por la desinformación y los discursos de odio. El nuevo Twitter seguirá, sin embargo, sometido a la ley, particularmente en Europa.

La compra de la red social se produce menos de 72 horas después que Bruselas adoptara un acuerdo sobre la redacción final del Digital Services Act (DSA), que se aplicará a las grandes plataformas numéricas en 2023, y en 2024 a los servicios de menos de 45 millones de utilizadores europeos.

Elon Musk
Elon Musk


Elon Musk

La situación cambió en Europa. Somos el primer continente que impone obligaciones a las plataformas para que tengan el derecho de operar con nosotros. Esas obligaciones respetan la libertad de expresión, los valores europeos y nuestras reglas de derecho. Imponen luchar contra los discursos de odio, el acoso en línea y los llamamientos en favor de actos terroristas. Eso es así, cualquiera sean las veleidades de sus propietarios y sus consejos de administración”, prosiguió Breton.

El texto europeo también prevé obligaciones de transparencia con respecto a la organización de los servicios de moderación, cuyos locutores en diferentes idiomas europeos deberán ser suficientemente numerosos. Las grandes plataformas serán auditadas una vez por año por organismos independientes. Si no respetan las reglas del DSA, los reguladores podrán imponer multas de hasta el 6% de su cifra de negocios anual. Esto representaría unos 300 millones de dólares para Twitter.

“Las infracciones repetidas podrían incluso llevar a la prohibición de una plataforma incriminada en Europa”, señaló el comisario europeo. “Son ellas las que deben adaptarse a nuestras reglas y no al revés”, previno.

Thierry Breton indicó que su puerta está abierta en caso de que Elon Musk tenga la menor pregunta sobre el Digital Services Act.

Elon Musk advirtió a sus seguidores que no abandonaran la plataforma porque "de eso se trataba la libertad de expresión (Crédito: Twitter/@elonmusk)
Elon Musk advirtió a sus seguidores que no abandonaran la plataforma porque "de eso se trataba la libertad de expresión (Crédito: Twitter/@elonmusk)


Elon Musk advirtió a sus seguidores que no abandonaran la plataforma porque "de eso se trataba la libertad de expresión (Crédito: Twitter/@elonmusk)

“Ya mantuve centenares de horas de negociación con las grandes plataformas para construir” esta reglamentación. “El nuevo propietario de Twitter tendrá que respetar nuestras leyes sobre la actividad numérica, así como ya respeta nuestras reglamentaciones para la construcción de su fábrica” Tesla en Alemania, agregó.

El funcionario europeo recordó de paso que Bruselas siempre mantuvo relaciones muy constructivas con Twitter, “incluso en momentos difíciles como durante la pandemia de Covid-19 o la invasión del Capitolio en Washington”.

“Las plataformas siempre nos escucharon pues Europa es un actor importante y nuestras exigencias son claras y precisas. No dudo que también será así con Elon Musk”, concluyó Breton.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.