UNAM capta por primera vez campos magnéticos de un agujero negro

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 24 (EL UNIVERSAL).- Han pasado casi dos años desde que la humanidad pudo conocer la primera imagen real de un agujero negro; sin embargo el estudio en torno a este objeto masivo en el centro de la galaxia M87 continúa, y expertos de la UNAM han formado de la más reciente indagación: observar cómo se ve en luz polarizada.

Laurent Raymond Loinard, investigador del Instituto de Radioastronomía y Astrofísica (IRyA) de la UNAM, campus Morelia, presentó la imagen en luz polarizada de M87*, sosteniendo que es como ver el agujero negro con lentes de sol.

Se trata de la primera vez que los especialistas que forman parte de la colaboración internacional del Telescopio del Horizonte de Eventos (EHT, por sus siglas en inglés) pueden ver esta "firma" de los campos magnéticos tan cerca del borde de uno de estos eventos astronómicos.

"La luz que proviene de M87, como toda la luz que se produce en el espacio, está hecha de la superposición de muchas ondas que se propagan en el vacío y oscilan en muchas direcciones distintas. Si uno coloca enfrente, por ejemplo, un foco, un polarizador, solamente atraviesan algunas ondas. Algunas gafas de sol usan este principio, pues solamente dejan pasar parte de la radiación que está polarizada en una dirección", explicó el experto de la UNAM.

La obtención de esta imagen representa un gran logro, luego que permite poner a prueba la teoría de la relatividad general de Albert Einstein, consideró Raymond Loinard.

"Hay que entender mejor las propiedades del gas que se encuentra en el entorno del agujero negro. Las observaciones que reportamos aquí permiten distinguir claramente entre varias descripciones posibles de este gas, y es un paso fundamental hacia el uso de las imágenes del EHT para poner a prueba la relatividad general", añadió.

Celia Escamilla Rivera, jefa del Departamento de Gravitación y Teoría de Campos del Instituto de Ciencias Nucleares (ICN), y también colaboradora del EHT, afirmó que con estos resultados se han logrado visualizar por primera vez la región límite del agujero negro, donde ocurre la interacción entre la materia que fluye hacia adentro y la que es expulsada.

Para observar el corazón de la galaxia M87, se vincularon ocho telescopios de todo el mundo, entre ellos el Gran Telescopio Milimétrico Alfonso Serrano ubicado en Puebla, México. Los resultados fueron publicados en dos artículos que se encuentran en "The Astrophysical Journal Letters" por la colaboración con EHT.