Una rara enfermedad similar a la polio ha afectado a decenas de niños en Estados Unidos

Las autoridades de salud pública en varias áreas de Estados Unidos se encuentran en estado de vigilancia ante la reaparición de numerosos casos de una rara enfermedad paralizante, similar a la poliomielitis aunque mucho menos severa, que ha afectado ya al menos a 38 niños en 2018. Los casos se han registrado, de acuerdo a diversos reportes de medios, en Minnesota, Colorado, Illinois y Pennsylvania, entre otros estados.

Se trata de la mielitis flácida aguda (accute flaccid myelitis o AFM), un padecimiento que, de acuerdo al Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), provoca súbita debilidad, pérdida de tono y reflejo muscular, flacidez o debilidad en la cara, dificultad para mover los ojos y los párpados, para tragar y para hablar. Sus síntomas más severos pueden llegar a producir falla respiratoria, lo que puede llegar a ser letal.

La pequeña Elaine Young fue diagnosticada con AFM en Minnesota. (Today/Archivo Yahoo)

Aunque en los medios se ha reportado que se trata de una enfermedad “misteriosa”, en realidad no hay misterio en ella y no se trata de un mal de reciente aparición. Se trata de un padecimiento raro (un caso por millón de personas) que ha tenido mayor incidencia, sobre todo en niños pequeños, de 2014 a la fecha (unos 360 casos desde entonces).

“Es importante saber que aunque se trata de una condición rara que ha sido reportada como una enfermedad misteriosa, en realidad entendemos mucho de sus causas”, comentó al programa Today el doctor Kevin Messacar, del Hospital Infantil de Colorado, donde se atienden varios niños afectados de AFM.

Y aunque se le ha comparado a la poliomielitis, enfermedad letal y muy destructiva ya erradicada en la mayor parte del mundo, en realidad la AFM es grave pero mucho menos severa, por lo general no desata el amplio daño neurológico que es frecuente en la polio y los pacientes logran recuperarse con mínima o ninguna secuela, salvo algunos casos en los que los enfermos quedan con discapacidades de larga duración. Por ejemplo, un niño de 5 años falleció en septiembre pasado en Virginia a causa de AFM que desarrolló en 2016 y de la que nunca pudo recuperarse, se indicó en Today.

Causas

También, de acuerdo al CDC, cabe diferenciar que la poliomielitis es causada por un virus claramente identificado, para el que existe vacuna y que ha sido ya erradicado salvo por casos endémicos en Nigeria, Afganistán y Paquistán. En cambio, la AFM es una condición que, como la polio, implica un mal funcionamiento de la médula espinal y el sistema neurológico, pero que puede ser desatada por diversos factores: una variedad de virus, toxinas e incluso desórdenes genéticos.

Los virus son los causantes de esa condición en muchos de los casos recientes, en especial se ha vinculado a los enterovirus EV-D68 y EV-A71 (transmisibles mayormente vía secreciones, excrementos y agua y comida contaminadas), que son de la misma familia que el virus de la polio pero mucho menos agresivos. Y, en realidad, esos enterovirus causan diversos padecimientos, entre ellos la fiebre aftosa humana (hand, foot and mouth disease), una enfermedad viral leve común en niños caracterizada por erupciones en la piel, y algunos casos de meningitis y encefalitis.

Un gráfico del CDC muestra cómo identificar síntomas de la mielitis flácida aguda en niños. (CDC)

Otros microorganismos como el virus del Nilo Occidental, que se transmite vía picadura de mosquitos y está presente en 48 estados del país, llegan también en ocasiones a causar problemas neurológicos como el AFM.

En Colorado, por ejemplo, la mayoría de los casos de AFM han sido asociados a infección por el virus EV-A71 y dos con el EV-D68, informó la televisora ABC, pero en los pacientes en Minnesota no se ha identificado aún un virus en particular. Los tres pacientes en Pennsylvania se encuentran aún etapa de diagnóstico y no se han identificado las causas del AFM, comentó la televisora CBS y en Chicago, donde dos menores son tratados por AFM, la causa también habría sido viral.

Una de las pacientes, atendida en el Hospital Infantil Lurie de Chicago, es la niña Julia Payne, de dos años, que ha luchado por cerca de un mes contra el AFM y requerirá tiempo adicional para rehabilitarse.

“Fue realmente un virus de resfriado común lo que atacó el cuerpo y la médula espinal de Julia en una cierta manera, y eso parece estarle pasando a otros niños también”, comentó a ABC el padre de la pequeña paciente.

En realidad, de acuerdo al CDC, muchas enfermedades virales pueden suscitar AFM en diversos grados y por ello la vacunación y la prevención son clave.

El lavado de manos es una medida de higiene básica útil para prevenir en general el contagio de microorrganismos. (ABC/Archivo Yahoo)

Prevención

Para prevenir los factores que pueden conducir al desarrollo de la AFM, el CDC recomienda.

  • Asegurarse que todas las personas hayan recibido las debidas vacunas contra la poliomielitis.
  • Protegerse de picaduras de mosquitos (con repelentes) y eliminar los depósitos de agua estancada donde se reproducen.
  • Como una medida general de prevención de contagio de microorganismos, es conveniente lavarse las manos con frecuencia con agua y jabón.

También son recomendables otras medidas preventivas generales, como cubrirse boca y nariz al toser o estornudar para reducir la propagación de microorganismos, quedarse en casa (salvo para acudir al médico) en caso de enfermedad y apartarse de personas que presentan tos o estornudo.

Si una persona experimenta síntomas asociados al AFM, debe acudir al médico con prontitud para que sea diagnosticada y tratada de manera oportuna. Como se ha comentado, aunque grave y con posibilidad de complicarse severamente, en general los casos de AFM que se han registrado resultan moderados y los pacientes, en su mayoría niños, logran recuperarse con nulos o mínimos problemas.

Además, en realidad 2018 no ha sido hasta ahora un año en el que se hayan registrado cuantiosos casos de AFM. En lo que va del año se han reportado 38 casos confirmados, en comparación con 120 en 2014, 22 en 2015, 149 en 2016 y 33 en 2017, según el CDC. Todo ello no quiere decir que no se trate de un problema de importancia: lo es y por ello las autoridades mantienen vigilancia para atender posibles nuevos casos.

Sigue a Jesús Del Toro en Twitter: @JesusDelToro