La planta de esterilización que habría expuesto a miles de niños a una sustancia cancerígena en Texas

·7  min de lectura

Una planta dedicada a procesos de esterilización industrial habría estado emitiendo cantidades potencialmente peligrosas de una sustancia altamente cancerígena y, por años, ello habría expuesto a miles de niños en la ciudad de Laredo, Texas, a la posibilidad de desarrollar graves enfermedades, indicó un reportaje especial publicado por ProPublica y Texas Tribune.

Al menos dos casos de menores enfermos, documentados por los medios citados, sugieren que las emanaciones de esa planta podrían tener relación con los graves padecimientos que han sufrido.

La planta de Midwest Sterilization Corporation en Laredo, Texas, señalada por sus emisiones de óxido de etileno, sustancia considerada cancerígena. (Google Maps)
La planta de Midwest Sterilization Corporation en Laredo, Texas, señalada por sus emisiones de óxido de etileno, sustancia considerada cancerígena. (Google Maps)

Según el relato de ProPublica y Texas Tribune, la planta que la empresa Midwest Sterilization Corporation tiene en Laredo podría haber estado emitiendo óxido de etileno, sustancia utilizada para la esterilización de equipo médico, en cantidades mayores a las que son permitidas por las autoridades federales.

Esa planta se ubica a una distancia relativamente corta de una escuela y un vecindario, los cuales habrían estado expuestos por años a emanaciones de óxido de etileno, sustancia considerada altamente cancerígena por la Agencia Federal de Protección del Ambiente (EPA por sus siglas en inglés), lo que habría colocado a los estudiantes y residentes del área ante un riesgo mayor de padecer cáncer.

Un amplio reportaje de ProPublica y Texas Tribune señala que en 2006, la EPA publicó un reporte en el que, tras realizar investigaciones, señaló que el óxido de etileno es altamente cancerígeno, especialmente en los niños. Pero la industria vinculada a esa sustancia, se indica, rechazó esas conclusiones. La empresa Midwest Sterilizarion Corporation fue una de las principales voces que rechazaron el informe de la EPA.

Pasó una década y en 2016, tras investigación adicional, la EPA publicó su reporte y señaló que el óxido de etileno era altamente cancerígeno. La EPA señala que “evidencia en humanos indica que la exposición al óxido de etileno incrementa el riesgo de desarrollar cáncer linfático y, en las mujeres, cáncer de seno”.

Pero durante esa época, la empresa Midwest Sterilization Corporation amplió su planta en Laredo, la que, de acuerdo al citado reportaje, emite más óxido de etileno que cualquier otra planta de su tipo en Estados Unidos, más de que lo que indica como máximo la recomendación de la EPA.

Eso implica que la población que vive en las inmediaciones de esa planta habría estado expuesta durante años a una sustancia altamente cancerígena y, en una gran proporción, sin tener idea de ello.

Dos casos de menores de Laredo planteados por ProPublica y Texas Tribune serían perturbadores ejemplos de esa amenaza.

Uno es el del Juan José Nevares, quien en 2018, cuando tenía casi 6 años, fue diagnosticado con cáncer linfático. El otro el de Yaneli Ortiz, a quien en junio de 2019, cuando tenía 13 años, también se le diagnosticó un cáncer de ese tipo.

Desde que la EPA comenzó a plantear la relación entre el óxido de etileno y el cáncer, estados comenzaron a adoptar las conclusiones de esa agencia para imponer reducciones a las emisiones de esa sustancia, pero Texas fue el único que rechazó ese reporte y decidió seguir su propio camino. La Comisión de Calidad Ambiental de Texas (TCEQ por sus siglas en inglés) decidió realizar su propia valoración al respecto y declaró que el óxido de etileno sería mucho menos tóxico que lo que dice la EPA. Por ello, plantas en Texas como la de Midwest Sterilization Corporation pueden emitir más de esa sustancia que sus similares en otros estados.

Pero científicos afirman que el análisis de la TCEQ tiene fallas y reiteran que el óxido de etileno es altamente cancerígeno.

En el caso de la población de Laredo, ProPublica estimó que al menos la mitad de los 260,000 habitantes de esa ciudad enfrentarían un riesgo intermedio, un caso de muerte por cáncer por cada 100,000, relacionado con el óxido de etileno, pero más del 40% de los 70,000 niños que asisten en Laredo a la escuela lo hacen en planteles que se encuentran en zonas de riesgo de cáncer mayor a uno por cada 100,000.

Juan José Nevares, por ejemplo, asistió a una escuela ubicada en un área con un riesgo de cáncer vinculado a óxido de etileno de 1 en 3,700, se señala en el reportaje citado.

Pero las autoridades del distrito escolar de Laredo dijeron que hasta que fueron contactados por ProPublica y Texas Tribune no tenían conocimiento ni de la planta de Midwest Sterilization Corporation ni del riesgo vinculado a sus emisiones de óxido de etileno.

Según reportaron esos medios, existe fuerte malestar en muchas familias de la zona luego de que se hicieron las revelaciones sobre los riesgos vinculados a la exposición al óxido de etileno que habría estado sucediendo por años en áreas de Laredo.

Para la familia de Juan José Nevares, la situación es especialmente dura. Luego de que el menor se sometió durante casi dos años a tratamiento contra el cáncer, logrando por un tiempo que el mal se redujera, médicos avisaron recientemente a los padres del menor que la enfermedad había vuelto y al parecer afectado el cerebro y la espina del pequeño, quien deberá someterse nuevamente a un fuerte tratamiento.

Yaneli Ortiz, por su parte, también se sometió a tratamiento contra el cáncer por cerca de dos años y las reacciones secundarias de los esteroides que tomó, se indica, dañaron los huesos de su cadera. Y estuvo a punto de morir afectada por una infección que proliferó por las mínimas defensas que tenía su cuerpo. Sus padres tomaron la terrible decisión de desconectarla de los aparatos que la mantenían con vida pero, para su fortuna, ella reaccionó y sobrevivió. Ahora, Yaneli ha celebrado su fiesta de 15 años y el fin de su tratamiento contra el cáncer, pero las secuelas que todo ello le dejó son severas y requerirá varias cirugías para atender los problemas de la cadera que la aquejan.

En declaración a ProPublica y TexasTribune, la doctora Susan Buchanan, de la Universidad de Illinois en Chicago, dijo que no debe descartarse que la exposición al óxido de etileno haya sido la causa del cáncer que golpeó a Juan José y Yaneli.

En tanto, la divergencia entre las conclusiones de la EPA y la TCEQ sobre la peligrosidad del óxido de etileno se ahondan. Por ejemplo, la agencia texana dijo en 2020 que sería seguro inhalar hasta 2,400 partes por trillón de esa sustancia, pero para la EPA el rango de seguridad empieza en 0.1 partes por trillón.

En ese contexto, ¿cuántos niños en Laredo como Juan José y Yaneli podrían estar en alto riesgo de desarrollar cáncer por su exposición al óxido de etileno? Es una pregunta que perturba a muchos de los habitantes de esa ciudad.

En una reciente reunión pública en Laredo, se recriminó severamente a las autoridades locales por no haber informado a los pobladores del riesgo inherente a la planta de Midwest Sterilization Corporation. Y se ha mencionado la posibilidad de que se tomen muestras de sangre de 3,000 residentes de Laredo para identificar si se han expuesto a altas concentraciones de óxido de etileno y también que el Centro de Control y Prevención de Enfermedades haga exámenes de sangre a niños de escuelas de esa ciudad ubicadas en zonas consideradas de alto riesgo de cáncer.

Todo ello se encuentra aún en sus etapas iniciales. Pero la exposición a niveles ominosos de óxido de etileno en Laredo persistiría y sus efectos reales y potenciales continuarían siendo una grave amenaza, según se desprende del reportaje de ProPublica y Texas Tribune.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO | #Resumen2021: la vacuna contra el cáncer de mama ya está en desarrollo

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.