Una pareja reforestó un bosque destruido y así luce 18 años después

El antes y el después del bosque reforestado. (Reddit)

Cada vez son más los gestos altruistas que se enfocan en aportar un grano de arena con el fin de combatir el cambio climático. En el caso de esta pareja de Brasil, su contribución tenía forma de semilla y, definitivamente, dio sus frutos.

Sebastião Salgado, es un fotógrafo de renombre que heredó una enorme extensión de tierra familiar en el estado de Minas Gerais, una paraíso tropical que dejó de serlo en un espacio de tiempo escalofriante. El reportero cubrió de manera brillante el genocidio de Ruanda en 1994 y cuando regresó a su hogar descubrió que la extensa arboleda estaba cortada y las especies animales que allí habitaban habían desaparecido.

Una de las aves que regresaron a su hábitat natural gracias a la reforestación. (Instituto Terra).

Aquella imagen no sólo le impactó, sino que le afectó de tal manera que cambió completamente su perspectiva del mundo.

“La tierra estaba tan enferma como yo. Todo estaba destruido. Tan sólo un 0.5 por ciento del bosque estaba cubierto de árboles. Entonces, mi mujer tuvo una idea fabulosa: replantarlo. Cuando comenzamos a hacer eso, todos los insectos, aves y peces comenzaron a regresar. Gracias al crecimiento de los árboles, yo también había renacido”, afirmó el fotógrafo y filántropo a The Guardian hace tres años.

Ahora, en 2019, la imagen que contrasta con la desolación del terreno en 2001 es completamente diferente. Lo que Salgado y su esposa Lélia hicieron fue fundar el Instituto Terra, organización desde la que plantaron más de dos millones de árboles que en la actualidad han dejado una estampa espectacular que ha transformado el ecosistema. Este es el ejemplo que el fotógrafo brinda como una de las soluciones para combatir el cambio climático.

La reforestación provocó el regreso de especies y varió completamente el ecosistema. (Instituto Terra).

“Puede que tengamos la solución. Hay unos seres vivos que pueden transformar el CO2 en oxígeno: los árboles. Necesitamos replantar los bosques con árboles nativos, si no las serpientes y las termitas no llegarán. Si plantas árboles que no pertenecen a ese área, los animales no llegarán y el bosque estará en silencio”, aseguró Salgado.

Para su labor, contrataron a 24 trabajadores a los que se unieron voluntarios. Entre todos dieron vida al ecosistema de aquellas tierras. Recientemente, un usuario publicó las dos fotos en la que se percibe la evolución de la gesta conseguida por Salgado y su mujer. El texto de aquella publicación explica lo que juntos han logrado:

Especie de papagayo que regresó al bosque reforestado. (Instituto Terra).

293 especies de plantas, 172 especies de aves y 33 especies animales, algunas de las cuales estaban a punto de extinguirse”, se leyó en el escrito.

En 1999, la pareja plantó la primera semilla y a partir de ahí recibieron más de 100 mil árboles jóvenes para comenzar el cambio. La renacimiento del bosque no solo ha cambiado el look del bosque, sino que también ha traído más lluvia y un clima más frío al área.

“Necesitamos escuchar las palabras de la gente nativa de estas tierras. Si no hay algún tipo de retorno espiritual a nuestro planeta, me asusta que éste pueda ser comprometido”, aseveró Salgado en una entrevista realizada hace tres años.

La pareja ha dado charlas por todo el mundo para inspirar a la gente, incluida una exposición en la Cumbre del Cambio Climático en París, celebrada en 2016. Ante el éxito de su proyecto personal, el Instituto Terra busca ahora reforestar otras áreas de Brasil.