Una mujer sorda denuncia que empleados de un Dunkin’ Donuts de Los Ángeles le negaron el servicio

·4  min de lectura

Shannon Heroux, de 32 años y residente en Los Ángeles, California, es sorda y requiere utilizar un implante coclear para poder escuchar.

Pero en una ocasión que no llevaba el dispositivo de su implante, y por ello no podía oír, sufrió discriminación en un local de la cadena Dunkin’ Donuts de Los Ángeles simplemente, según ella contó en un video de TikTok que se volvió enormemente viral, por el hecho de ser sorda.

Shannon Heroux, de 32 años y residente en Los Ángeles, California, es sorda y requiere utilizar un implante coclear para poder escuchar. (Captura de pantalla / CBS Los Ángeles)
Shannon Heroux, de 32 años y residente en Los Ángeles, California, es sorda y requiere utilizar un implante coclear para poder escuchar. (Captura de pantalla / CBS Los Ángeles)

“Estaba confundida. Yo no podía escuchar nada. Uso un implante coclear pero no lo llevaba en esa ocasión”, contó Heroux, quien narró cómo se le negó el servicio en un Dunkin’ Donuts, lo que la dejó “herida” y con el “corazón roto”.

Ella, que tiene un hijo de dos años, narra que cuando llegó al Dunkin’ Donuts le pidió a la cajera y al gerente que bajaran un momento sus mascarillas para que ella pudiera leerles los labios y así entender lo que ellos le decían, reportó la televisora CBS Los Ángeles.

Ella les explicó que era sorda (perdió el oído cuando tenía cuatro años), pero al parecer ellos no le creyeron. “Yo le seguí diciendo ‘¿no puedo escucharlos, no puedo escucharlos, necesito leer sus labios’. Él se negó a escribirme [lo que le decía], se negó a bajarse la mascarilla”, dijo Heroux, eso pese a que ella estaba separada del personal del lugar por una barrera de plástico traslúcido y a dos metros de distancia de ellos, de acuerdo con el IB Times.

Al final ella, que es conductora de Uber y dijo que tenía que volver a su trabajo, preguntó “¿van a tomarme la orden?”, a lo que el gerente dijo que no con la cabeza.

Ese video, en el que una llorosa Heroux da su testimonio, ha sido ya visto 11.1 millones de veces. En él ella dice que la gente “no cree que sea sorda porque hablo muy bien”, pero al mismo tiempo ella ha cuenta que ha sufrido el rechazo y la incomprensión, situaciones que ejemplificó con lo que le ocurrió en ese local de Dunkin’ Donuts, cadena que, con todo, ella califica como “su lugar favorito”.

Y aunque en una porción de ese video ella señala que “nunca me habían negado antes el servicio y eso duele”, ella luego comentó en otro video que no era la primera vez que eso le sucedía durante la pandemia de covid-19: “yo he sido discriminada durante toda la pandemia y ya es hora de que alguien haga algo. Target, Costco, el supermercado, Walmart, ahora Dunkin’. Ya basta, es suficiente”.

Sea como sea, sufrir discriminación por ser sorda es un abuso que no puede ser permitido.

Representantes de la cadena Dunkin’ Donuts contactaron después a Heroux, informó Yahoo!, al parecer para expresarle sus disculpas y el dueño de la franquicia donde sucedió el incidente le ofreció “reunirse para discutir lo que pasó”. Además, un representante de Dunkin’ Donuts dijo a Yahoo! que en su empresa “estamos comprometidos a crear un ambiente acogedor y a tratar a todo huésped con dignidad y respeto. Hemos contactado a la huésped [Heroux] para disculparnos y estamos activamente trabajando con ella para resolver este asunto”.

Cabe esperar que así sea, pero en todo caso, como dijo la propia Heroux, “es muy importante que el mundo entienda que no todas las personas sordas son iguales… Hay diferentes etapas y circunstancias. Aquellas con implante coclear o auxiliares del oído tienen una ventaja mucho mayor que las personas sordas que no usan ningún dispositivo o dependen del lenguaje de señas. Es importante que el estigma que rodea a la comunidad sorda sea corregido. Yo soy una persona sorda pero que habla muy bien, puedo escuchar [con el implante] y comunicarse muy bien y soy una increíble lectora de labios. No sabrías que yo soy sorda si no te lo digo. Si no hubiera mascarillas hoy, yo podría seguir funcionando sorda en este mundo gracias a la ventaja de la lectura de labios”.

Ella no plantea que dejen de usarse mascarillas durante la pandemia, pero sí que los negocios capaciten a su personal para “manejar apropiadamente situaciones en los que la comunicación usando máscaras no es posible”.

El Centro de Control y Prevención de Enfermedades recomienda que personas que interactúan con personas sordas o con deficiencias del oído usen mascarillas de material traslúcido o provistas de un panel de plástico transparente para permitir la lectura de labios.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.