Una mujer recibe soporte vital tras intentar someterse a una rinoplastia en México: los peligros de la cirugía plástica en el extranjero

Una mujer de Texas recibió soporte vital tras complicarse su estado de salud debido a una cirugía plástica que intentó realizarse en el extranjero. Laura Ávila viajó a Juárez, en México, para someterse a una rinoplastia ya que el procedimiento costaba mucho menos en México que en Estados Unidos, según reportó la cadena WDSU 6, afiliada a la NBC en Nueva Orleans.

El estado de Ávila se complicó tras recibir la anestesia y los médicos se negaron a continuar con la cirugía. “Laura estuvo en paro cardíaco durante cuatro minutos”, escribió su hermana, Angie Ávila, en una página de GoFundMe que inició para ayudar a financiar las facturas médicas de Laura. “Luego, un médico le indujo un coma para evitar un daño mayor en su cerebro como resultado de las complicaciones que experimentó durante la anestesia”.

Hace poco, los médicos empezaron a sacar a Laura lentamente del coma, pero es “demasiado pronto para saber en qué estado se encontrará debido al daño que ha sufrido, habrá que esperar a que despierte”, escribió Ávila. Laura tuvo una inflamación en el cerebro que fue lo que provocó el daño cerebral y actualmente tiene convulsiones, dijo. “Estuvo en una Unidad de Cuidados Intensivos en México durante seis días hasta que nos permitieron regresar a Estados Unidos”, continuó Ávila. “En caso de que despierte, es probable que deba someterse a una terapia física y rehabilitación por tiempo indeterminado”.

La familia espera recaudar 150 000 dólares para ayudar a pagar las facturas médicas de Laura.

Sin embargo, este no es el primer caso de una persona que sufre complicaciones graves mientras intenta someterse a una cirugía en el extranjero. Una mujer, cuyo nombre no ha sido revelado, viajó a República Dominicana para someterse a una abdominoplastia y terminó con importantes lesiones abiertas y una infección resistente a los antibióticos que le deformó su abdomen, según el Chicago Tribune. Un estudio reciente publicado en la revista “Plastic and Reconstructive Surgery” identificó en siete años a 78 pacientes que tuvieron complicaciones médicas y necesitaron atención de seguimiento en Estados Unidos debido a una cirugía electiva a la que se sometieron en el extranjero.

Por supuesto, eso no significa que la cirugía plástica en Estados Unidos sea infalible. Muchas personas sufrieron complicaciones e incluso murieron durante o después de una cirugía, como Joan Rivers y la madre de Kanye West, Donda West.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades reconocen en su sitio web que el turismo médico es bastante común, pero señalan que existen riesgos. Para hacerlo de forma segura, recomiendan que controles bien tus problemas médicos actuales antes de someterte a una cirugía, que verifiques las competencias de la persona que realizará el procedimiento quirúrgico, así como las instalaciones donde se llevará a cabo, que lleves copias de tus registros médicos y solicites copias de tus registros médicos allí.

“Si has tenido un buen resultado tras viajar al extranjero para someterte a una cirugía, entonces no ha sido una mala idea”, le dijo a Yahoo Vida y Estilo el doctor en medicina Craig Vander Kolk, director de medicina estética y cirugía del Mercy Medical Center en Baltimore. “El problema es que te arriesgas a tener una complicación. Por eso, nunca lo recomendamos”.

Vander Kolk reconoce que la cirugía plástica en un centro acreditado con un médico certificado en Estados Unidos puede ser caro, pero dice que vale la pena. “Siempre puedes intentar que sea más económico, pero he tenido pacientes que han recibido implantes de silicona sin certificación, que desarrollan infecciones o se enferman después de viajar al extranjero para someterse a una cirugía”, dijo. “Algunos cirujanos no están de acuerdo con buscar una solución”.

Cualquier cirugía conlleva riesgos, incluida la cirugía plástica, le reveló a Yahoo Vida y Estilo el doctor en medicina Peter LePort, cirujano bariátrico y director médico del Memorial Care Center for Obesity del Orange Coast Medical Center en Fountain Valley, California. “Puedes tener grandes complicaciones incluso en las cirugías más sencillas. Complicaciones tan simples como una alergia a cualquier medicamento o a la anestesia que se utilice. Si eres hipersensible, las alergias pueden provocar problemas pulmonares, respiratorios y cardíacos graves, e incluso la muerte”, dijo.

Una cirugía también puede ser estresante desde el punto de vista físico y psicológico, y los médicos lo deben tener en cuenta, explicó LePort. “Tu cuerpo tiene que ser capaz de manejar ese estrés. La mayoría de los médicos son capaces de comprender y determinar si un paciente puede gestionar ese estrés, pero si no tienen experiencia, no podrán hacerlo”, dijo.

Respecto a la elección de un buen cirujano, Vander Kolk recomienda confiar en el boca a boca y asegurarse de que se trata de un cirujano plástico certificado. Además, sugiere que escuches tu instinto y valores opciones. “Le recomiendo a las personas que vean a tantos médicos como crean conveniente. Si un cirujano no responde a todas tus preguntas y no te llevas una buena sensación, no te arriesgues”, sugirió.

En cuanto a la cirugía en el extranjero, es una cuestión de suerte. “He visto resultados buenos, pero es arriesgado”, dijo Vander Kolk. “Creemos que es una mala idea”.

Korin Miller