Una mujer descubre que tiene gusanos en los ojos después de correr por un sendero

David Moye

Los ojos son, sin duda, una de las zonas más desagradables para tener gusanos.

Esto puede asegurarlo una mujer de Nebraska que vivió esta experiencia tras encontrarse con un enjambre de moscas en un sendero cerca de Carmel Valley, California, en febrero de 2018.

Un mes después, notó una ligera irritación en su ojo derecho. Tras una inspección minuciosa, se encontró un pequeño gusano redondo translúcido, de no más de media pulgada, que habitaba en su ojo, según Gizmodo.

Resulta que el enjambre de moscas en el que se adentró eran de un tipo llamado Thelazia gulosa, comúnmente conocido como el gusano ocular del ganado que, como su nombre indica, afecta sobre todo al ganado. Se cree que la corredora de Nebraska es la segunda persona infectada por el insecto que parasita los ojos.

En 2016, otra mujer terminó con 14 gusanos en el globo ocular después de que una mosca se posase en su ojo mientras paseaba por las praderas del sur de Oregón.

Aunque ninguna de las mujeres sufrió lesiones graves como resultado de la infección con los gusanos oculares, los médicos aseguraron que podrían haberse quedado ciegas si no hubieran recibido tratamiento.

Los médicos que estudiaron el último caso lo describieron en la revista académica Clinical Infectious Diseases y afirman que “podría ser evidencia de una enfermedad zoonótica emergente en los Estados Unidos”.

Aunque esta especie de gusano ocular afecta principalmente a las vacas de América del Norte, LiveScience señaló que los científicos aún no están seguros de por qué los médicos han comenzado a diagnosticar el parásito también en humanos.

Por lo pronto, los investigadores recomendaron hacer un seguimiento de los casos de T. gulosa para determinar las regiones de Estados Unidos más vulnerables a este tipo de infección en humanos.

Este artículo fue publicado originalmente en el HuffPost.