Una limusina en mal estado, un chofer sin licencia y un cruce peligroso: combinación letal en accidente de Nueva York

Un brutal accidente en el estado de Nueva York se cobró la vida de 20 personas, 18 de ellas a bordo de una limusina en la que se dirigían a una celebración de cumpleaños. Se trata del más letal accidente vial en casi una década en Estados Unidos y a esta tragedia se añaden dos punzantes y dolorosos hechos: muchos de los fallecidos eran integrantes de una misma familia o amigos cercanos y el chofer y la empresa de la limusina habrían estado implicados en circunstancias que podrían haberse prevenido.

El pasado sábado 6 de octubre, en el poblado de Schoharie, Nueva York, una camioneta Ford Expedition 2001 modificada en limusina se saltó una señal de alto en una intersección carretera y chocó contra otra camioneta que estaba en el estacionamiento de un comercio. A causa del impacto fallecieron las 18 personas que iban en la limusina, el chofer y 17 pasajeros, además de dos peatones que se encontraban en el lugar.

Autoridades retiran los restos de la limusina Ford Expedition 2001 modificada que se estrelló matando a 20 personas en Schoharie, Nueva York . (Archivo Yahoo)

Aún se desconoce por qué la limusina no se detuvo y perdió el control, pero nuevas revelaciones reportadas por CNN han señalado que el conductor no contaba con la licencia de conducir comercial requerida para manejar esa clase de vehículos y que la limusina misma no contaba con licencia de operación, tras no haber superado una inspección el mes pasado.

Por ello, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, indicó que ese vehículo nunca debió haber circulado. La empresa operadora de esa limusina, Prestige Limousine Chauffer Service, no ha emitido una declaración pública al respecto, pero se ha revelado que, en un periodo de dos años, cinco inspecciones condujeron al retiro de cuatro de sus vehículos que en algún momento fueron usados para dar servicio. Por lo pronto, las autoridades estatales han indicado que se proponen detener la operación de esa empresa en tanto se concluyen las investigaciones sobre el trágico accidente.

“El dueño de Prestige tiene muchas preguntas que responder”, dijo Cuomo.

Familias destrozadas

Por qué pese a todo ello ese vehículo y ese chofer seguían prestando servicios y, sobre todo, por qué esa limusina se estrelló intempestivamente son interrogantes desoladoras y aún sin respuesta.

La pérdida de vidas es lo más doloroso: los 17 pasajeros de la limusina eran jóvenes, con varias parejas recién casadas y todos familiares o amigos.

Algunas de las parejas que trágicamente fallecieron en el accidente de una limusina en Nueva York. (Huffington Post/Archivo Yahoo)

“Es una horrible tragedia, no hay palabras para describir como nos sentimos… Eran parejas jóvenes, apenas acababan de casarse y tenían toda la vida por delante”, comentó desolada Valerie Abeling, tía de una de las personas fallecidas.

Entre ellas, indicó CNN, había cuatro hermanas: Mary Dyson, Abby Jackson, Allison King y Amy Steenburg. El esposo de Steenburg también falleció en el choque, como fue el caso de otro matrimonio, el de Erin Vertucci y Shane McGowan, que murieron también a bordo de ese vehículo. La joven Amanda Halse y su novio fueron otra de las parejas víctimas del accidente. “Mi corazón está completamente hundido”, dijo Karina, hermana de Amanda Halse.

Entre los fallecidos había dos madres, ambas sobrinas de Barbara Douglas, quien dijo a CNN que ellas eran “chicas maravillosas… muy cercanas una a la otra”. Su pérdida ha dejado a tres menores en la orfandad.

Una acumulación trágica

De acuerdo al periódico The Washington Post, el grupo de amigos originalmente había contratado un autobús para que los llevara a una fiesta de cumpleaños sorpresa, pero ese vehículo falló a medio camino y fue substituido por la citada limusina. Ese auto, de acuerdo a un texto que Erin Vertucci –una de las personas fallecidas– le envió a su tía Valerie Abeling antes del accidente al parecer estaba en malas condiciones.

Aún así lo abordaron y continuaron su camino, pero cuando la limusina comenzó a descender una colina rumbo a una intersección en el camino no se detuvo en la señal de alto y se estrelló contra la camioneta estacionada. Testimonios recogidos por el Post señalan que ese es un cruce peligroso, pues quien no conoce el área simplemente puede no darse cuenta de que tiene que detenerse al fondo de la ladera. Y se indicó que hace unos años las autoridades prohibieron el paso de camiones pesados en esa área, justamente por casos anteriores en que vehículos no lograron frenar a causa de su empinado descenso.

El cruce de caminos en el que se estrelló una limusina en Schoharie, Nueva York, provocando la muerte de 20 personas. (AP)

En ese mismo sitio, de acuerdo a la televisora ABC 6, se registró en 2008 un incidente fatal y la gerente de la tienda contigua al lugar del choque comentó que allí se han registrado “más accidentes de los que puedo contar… hemos estado pidiendo que se haga algo por años”.

Cuomo ha dicho que aún no se sabe si la causa del accidente fue una falla mecánica o un error o negligencia del conductor, pero lo cierto es que los vehículos modificados, como el caso de la limusina accidentada, generan preocupación entre las autoridades de seguridad en el transporte, pues los cambios que se le hacen en ocasiones afectan la estructura del vehículo y pueden por ello volverlo inseguro.

Tampoco se sabe aún a ciencia cierta, de acuerdo a CNN, si la limusina iba a exceso de velocidad o si le fallaron los frenos. Y se desconoce si los pasajeros llevaban puesto el cinturón de seguridad, pero se ha indicado que la ley no obliga a llevarlos a los pasajeros que viajan en el área trasera de esas limusinas.

De acuerdo a testimonios recogidos por The New York Times, la limusina probablemente circulaba a cerca de 60 millas por hora (unos 96 kilómetros por hora) al momento de descender de la colina rumbo a la peligrosa  intersección donde tuvo el choque letal.

Flores en recuerdo a las 20 personas fallecidas fueron colocadas en el lugar del letal accidente de una limusine en Nueva York. (AP)

Así, muchos factores se acumularon y acabaron en tragedia: una limusina que no pasó la inspección conducida por un chofer sin la licencia apropiada, un vehículo en malas condiciones circulando a velocidad considerable por un cruce peligroso donde ya se habían dado accidentes letales. Todo ello, más otras cuestiones aún por dilucidar, trazaron el doloroso panorama que arrebató la vida a 20 personas.

Son jóvenes que estarían aún con vida si no se hubiesen dado la acumulación de irregularidades, omisiones y posibles negligencias que condujeron a esta tragedia.

Sigue a Jesús Del Toro en Twitter: @JesusDelToro