¿Una fiesta familiar para romper la rutina en la cuarentena? Sí, y mis niñas la disfrutaron como nunca

Mariángela Velásquez
·6  min de lectura
STAMFORD, CT  - MARCH 28: Lindsay Shea holds her son Kellen as the family watches a caravan of cars pass by to wish him a socially distanced happy third birthday in front of their home on March 28, 2020 in Stamford, Connecticut. Families across the country are finding new ways to celebrate milestone celebrations during the coronavirus (COVID-19) pandemic. The "birthday train" was organized by the Shippan Point Association, a neighborhood organization in Stamford, CT.  (Photo by John Moore/Getty Images)
Una familia estadounidense mira pasar una caravana de autos para desear un feliz cumpleaños a un niño de tres años. Las familias intentan encontrar maneras de celebrar durante la pandemia del coronavirus COVID-19 (John Moore/Getty Images)

¿Ante una circunstancia tan extraordinaria y desgarradora como la pandemia del coronavirus COVID-19 es correcto celebrar con los niños dentro de casa?, me pregunté el viernes en la noche cuando improvisamos una fiesta.

Luego de pasar 17 días en casa, Los rostros de mis hijas no reflejaban la habitual energía anticipatoria del fin de semana. Así que después de cenar las animé a festejar.

Lo primero que me vino a la cabeza cuando comenzamos a brincar como locos fue la película La Vida Es Bella del cineasta italiano Roberto Begnini, en la que un padre judío crea un mundo fantástico para que su hijo sobreviva los horrores de un campo de concentración nazi.

No quiero decir con esto que mi familia está sufriendo las penurias a las que fueron sometidos los judíos durante la Segunda Guerra Mundial. Me refiero a mi necesidad de proteger emocionalmente a mis hijas de una situación de tal gravedad que las autoridades han reconocido que sólo “habíamos visto en los libros de historia”.

Es sano divertirse

Elvira Zambrano, psicóloga clínica con doctorado en patología existencial, opina que es saludable fomentar las situaciones de contacto y distracción con los niños.

“Los padres tenemos el deber de cuidar la psique y las emociones de los niños, y mientras más creativos seamos con respecto a sus distractores mejor”, expresó Zambrano sobre las celebraciones y las fiestas del núcleo familiar dentro de casa en estos tiempos de pandemia.

"La psiconeuroinmunología dice que reír es uno de los medicamentos más maravillosos que existen por la producción de endorfinas y oxitoxinas. La risa fortalece todo el sistema inmune”. Es un momento de conectar con la creatividad, con los juegos, con actividades que involucren pintar, mover el cuerpo. “Hasta grabar TikTok es bueno en este momento”.

Sobre el confinamiento mundial por la pandemia del coronavirus, Zambrano dijo que no se trata de aislar completamente a los niños ni de negarles lo que sucede.

“Los niños tienen acceso a la información. Se informan cuando el televisor está encendido y pasan por allí. No son indiferentes. Pero si no tienen un caso muy cerca, ellos siguen enfocados en su mundo”.

Zambrano explicó este comportamiento se debe a la falta de madurez cognitiva de los niños. “Este desarrollo cognitivo está en evolución. Hay cosas que no entienden de manera literal. Algunos niños piensan que la muerte es reversible, porque en los juegos se mueren y resucitan. No hay una noción real de la irreversibilidad de la muerte”.

En el caso de los niños que atraviesan un proceso de duelo es importante transmitir que la muerte es un estado permanente, que no tiene vuelta atrás.

Pero en el caso de los niños que guardan la cuarentena junto a sus padres sanos es necesario preservar su tranquilidad ante la interrupción de sus rutinas. Es importante transmitir con el ejemplo la obligatoriedad de mantener el confinamiento porque estamos colaborando con un bien común.

Los adultos también debemos protegernos para cuidar a nuestros hijos. Zambrano dijo que es pertinente recordar la analogía de las instrucciones de los asistentes de vuelo antes del despegue de un avión, en las que indican que en caso de una descompresión de la cabina es vital que el adulto se coloque primero la mascarilla antes de ayudar a su hijo.

La gravedad de la situación impone cuidarnos. “En la media en que casa familia esté lo más sana posible, cuide su salud mental, cuide su círculo de influencia, en esa medida todos estaremos mejor”, concluyó.

¿Cómo organizamos una fiesta durante la cuarentena?

Una vez despejadas las dudas sobre la pertinencia de festejar con los niños, la primera recomendación es tener una buena actitud y elegir una actividad que disfruten todos los miembros de la familia.

En mi casa nos gusta la música.

Un móvil, un parlante casero y un juego de luces de juguete fueron suficientes para que mis hijas, de 9 y 11 años, olvidaran por un par de horas que no pueden salir de casa.

Es buena idea apagar las luces principales y dejar encendida sólo una lámpara auxiliar.

Los servicios de música en streaming son ideales para bailar y cantar durante buen rato. Cada miembro de la familia selecciona sus canciones favoritas en una lista y se van turnando para que la fiesta no termine siendo monopolizada por sólo en un género musical que termine por aburrir o atormentar a alguno.

También grupos de DJ se han organizado conciertos transmitidos en directo por IGTV en el que pinchan horas de música de manera ininterrumpida.

Si colocas la palabra "karaoke" en YouTube aparecerán decenas de listas de canciones con sus letras en cualquier idioma. Puedes verlas en cualquier dispositivo móvil o duplicar la pantalla en un televisor inteligente. Nosotros usamos un Chromecast viejito en un televisor convencional y funciona bien.

Pueden hacer un concurso que gane el más afinado, el que conozca el mayor número de letras, o el que imite mejor la mímica del cantante original. Todo está en poner un poco de creatividad para mantener la diversión.

Si algún miembro de la familia toca un instrumento musical, es el momento ideal para desempolvarlo.

Y si quieres que otros amigos y familiares se unan a la parranda siempre tienes la opción de hacer una video llamada grupal.

Debes tener en cuenta qué tan lejos viven tus vecinos o cómo es tu relación con ellos para subir o bajar el volumen. Recuerda que la idea es distraerte junto a tu familia sin buscarte un reclamo de la junta de condominio.

Y tampoco podemos olvidar que hay miles de familias en duelo y no están para soportar que en el piso de arriba se les haya ocurrido hacer una gran fiesta.

También hay que dosificar estos momentos de distracción. No sabemos cuánto tiempo pasarán los niños en casa y no es recomendable asumir que se trata de unas breves vacaciones.

Zambrano recomendó que los niños mantengan sus rutinas sin rigidez. No tienen que despertarse tan temprano como suelen hacerlo para ir al colegio, pero deben cumplir a diario con los deberes que les envían sus maestros por los sistemas de educación a distancia.

La gravedad de las circunstancias no debe arrebatar la inocencia de los niños, su necesidad de mover su cuerpo, de jugar y disfrutar.