El nuevo producto que escasea en EEUU: las bolsitas de kétchup

Jesús Del Toro
·4  min de lectura

Algunos comensales en Estados Unidos sufren por tener que consumir su hamburguesa o su hot dog de una forma que algunos considerarían gastronómicamente “desnuda” o, al menos, incompleta.

Las alteraciones que la pandemia de covid-19 ha provocado en la sociedad han sido mayúsculas, y entre ellas figuran distorsiones en la producción, distribución y comercialización de diversas mercancías.

Una muy curiosa que actualmente afecta a restaurantes estadounidenses es una carestía de salsa kétchup, o cátsup, un problema que se está registrando sobre todo en la modalidad de pequeñas bolsitas o sobrecitos de esa salsa de tomate, muy usados en las cadenas de comida rápida.

La muy elevada demanda de bolsitas de kétchup y limitaciones de producción han creado una carestía de esa modalidad de salsa de tomate en EEUU. (AP Photo/Richard Drew)
La muy elevada demanda de bolsitas de kétchup y limitaciones de producción han creado una carestía de esa modalidad de salsa de tomate en EEUU. (AP Photo/Richard Drew)

De acuerdo a The Wall Street Journal, restaurantes en el país han tenido recientemente que recurrir a kétchup genérica, colocada en botellas disponibles en las mesas o barras de sus locales, para encarar la falta de bolsitas de esa salsa.

Los precios de esos pequeños paquetes individuales de cátsup han subido 13% desde 2020, pues en las épocas en las que los restaurantes en Estados Unidos operaban mayormente solo con comida para llevar o a domicilio, o con muy pocos comensales en espacios exteriores, esas bolsitas de salsa de tomate eran un recurso muy conveniente y utilizado.

Eso provocó que la demanda de esos paquetes creciera al grado de que la producción y distribución de ellos no se da abasto para satisfacer la demanda. Muchos restaurantes, indica la televisora NBC News, han debido restringir la cantidad de bolsitas que les dan a sus clientes y, como se ha indicado, muchos han debido retornar a las botellas, en coincidencia con que actualmente las restricciones por la pandemia se han reducido y los restaurantes sirven en interiores mucho más que el año pasado.

Algunos, con humor, se preguntan sobre si podría darse una "doble recesión" si se diera también una carestía de mayonesa.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El boom que ha traído la pandemia

En paralelo, las ventas de botellas de kétchup para consumo en casa han subido 15% desde 2020, siendo la empresa Kraft Heinz la principal productora de esas salsas en Estados Unidos, pues fabrica el 70% del cátsup que se vende en supermercados, de acuerdo al Journal.

Pero en lo relacionado con las bolsitas individuales, muy preciadas en los restaurantes, la elevada demanda ha creado carestía y si bien Kraft Heinz ha indicado que trabaja con intensidad para responder al incremento de pedidos y del consumo de ese producto, la balanza aún no está nivelada. Otros fabricantes presumiblemente también están incrementando su actividad.

NBC News cita a Steve Cornell, alto ejecutivo de Kraft Heinz, quien dijo a Today Food que la empresa ha estado realizando inversiones para abastecer mejor al mercado de bolsitas de salsa de tomate y que también ha investigado sobre nuevos métodos de empaque. “Al mismo tiempo, hemos acelerado innovaciones futuras, culinarias y en el empaque, así como ampliado la expansión de nuestra manufactura, pues creemos que hay una enorme oportunidad para crecer nuestras marcas en la excitante industria del servicio de comida”, dijo Cornell.

La idea es que Kraft Heinz logre elevar su producción en 25%, para sumar 12,000 millones de paquetes de kétchup al año.

Todo un mar de salsa de tomate.

¿Un hot dog sin kétchup? Para muchos eso es inconcebible, aunque a algunos no  les molesta. (Reuters)
¿Un hot dog sin kétchup? Para muchos eso es inconcebible, aunque a algunos no les molesta. (Reuters)

Con todo, muchos quizá no encuentren esa anhelada salsa en su restaurante o están obligados a bajar su consumo, con reducciones añadidas en el uso de servilletas y con menos camisas enrojecidas enviadas a la lavandería.

Otros, por ejemplo en Chicago, quizá son indiferentes a una falta de kétchup. A fin de cuentas, muchos en la Ciudad de los Vientos se enorgullecen de sus hot dogs ‘Chicago Style’, en los que la cátsup es un invitado no bienvenido.

Sea como sea, la salsa de tomate es uno de los productos preferidos para aderezar las comidas y es previsible que la presente carestía se resuelva en fechas futuras. El hambre de cátsup, o kétchup, de los estadounidenses parecer ser insaciable.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: Los tacos: un emblema de México en el mundo con tanta tradición como futuro