El viejo billete reunió a una sobreviviente del Holocausto con familiares del soldado que ayudó a liberarla en 1945

Jesús Del Toro
·4  min de lectura

Hace 75 años, Lily Ebert fue liberada de un campo de concentración nazi por soldados del ejército estadounidense al final de la Segunda Guerra Mundial. Ella sobrevivió, junto a sus dos hermanas menores, pero su madre, su hermano y otra hermana fueron asesinadas en Auschwitz. Millones de personas perecieron durante el Holocausto a manos de los nazis.

El viejo billete en el que el soldado estadounidense Hyman Schulman le dejó a Lily Ebert, recién rescatada de un campo de concentración nazi en 1945, un mensaje enaltecedor. (Twitter / Dov Forman)
El viejo billete en el que el soldado estadounidense Hyman Schulman le dejó a Lily Ebert, recién rescatada de un campo de concentración nazi en 1945, un mensaje enaltecedor. (Twitter / Dov Forman)

Ebert y sus hermanas, de origen húngaro, fueron trasladadas de Auschwitz, en Polonia, a una fábrica de municiones en la localidad de Pfaffroda, en Alemania. En los últimos días de la guerra, soldados del ejército aliado llegaron al lugar y liberaron a los prisioneros, de acuerdo a la televisora NBC News.

Unos días después de su liberación, Ebert conoció a un militar estadounidense que le escribió un mensaje de aliento en un billete. “El inicio de una nueva vida. Buena suerte y felicidad”, se lee escrito a mano sobre papel moneda emitido por las fuerzas armadas aliadas para circular en la Alemania ocupada.

Su bisnieto Dov Forman, de 16 años, se interesó en esa historia al ver el billete y decidió indagar más al respecto.

“Este soldado fue la primera persona que fue amable con nosotras”, dijo Ebert, quien desde entonces, 1945, hasta hoy atesoró la memoria de ese militar y de su liberación del infierno nazi.

Lily Ebert (segunda de der. a izq) tras su liberación de un campo de concentración nazi en 1945. (Twitter / Dov Forman)
Lily Ebert (segunda de der. a izq) tras su liberación de un campo de concentración nazi en 1945. (Twitter / Dov Forman)

Y hoy, a sus 90 años, Ebert se reencontró el pasado domingo con los descendientes de ese soldado en una videconferencia de Zoom, dadas las restricciones impuestas por la pandemia de covid-19.

“Esto es increíble. Nunca pensé que algo así sucedería. Es un sentimiento fantástico”, dijo Ebert a NBC News.

Ese encuentro fue posible gracias a Dov Forman, el bisnieto de 16 años de Ebert. Cuando el adolescente visitó a su bisabuela recientemente, vio el billete con la citada leyenda en uno de sus álbumes de fotos y quedó fascinado e intrigado por la historia.

¿Quién era ese soldado que tuvo esa actitud gentil con su bisabuela, entonces una adolescente casi de su misma edad? De él solo se sabía lo que escribió como identificación: “el asistente del capellán Schacter”.

Para tratar de dilucidar el misterio, Forman publicó una imagen del billete y una foto de 1945 en la que se ve a su bisabuela y otras personas en compañía de soldados estadounidenses al final de la II Guerra Mundial.

El tuit de Forman se volvió viral y usuarios señalaron que el capellán mencionado podría ser el rabino Herschel Schacter, que fue capellán del ejército de EEUU, y su asistente el soldado Hyman Schulman. Schacter fue el primer capellán judío en ingresar al campo de concentración nazi de Buchenwald.

De acuerdo a Upworthy, Shulman, originario de New Jersey, combatió en el ejército estadounidense contra los nazis y fue herido en la Batalla de las Ardenas, la última y fallida gran ofensiva del ejército nazi en el frente occidental. Tras recuperarse, Shulman fue nombrado asistente de Schacter, capellán judío del Tercer Ejército de Estados Unidos.

En 2015, The New York Times narró la historia del soldado Schulman, quien le escribió a su esposa una carta casi cada día desde que se incorporó al ejército en 1942 y hasta el fin de la guerra en 1945.

Así, Forman logró contactar a la familia de Shulman, que vive en Nueva York. El soldado falleció en 2013, a los 91 años de edad, pero sus familiares quedaron encantados con la revelación del nexo que lo unió con Ebert.

Así, una videoreunión reunió en Nueva York a Arlene y Jason Schulman, familiares del militar, con Ebert, sus hija y su bisnieto Forman, en Londres.

“Fue algo realmente especial, sentí como que estábamos en familia, hicimos click”, contó el adolescente cuya curiosidad hizo la revelación y el encuentro posible. Esa conferencia podría, cuando el covid-19 lo permita, dar pie a un encuentro en persona entre ambas familias en el futuro.

Ahora, Forman se encuentra documentando la historia de vida de su abuela, para preservarla y, con ello, honrar su lucha por sobrevivir y ampliar la conciencia y el conocimiento del horror del holocausto para que jamás se repita.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR:

Objetos escondidos en Auschwitz salen a la luz 75 años después