Un robot mató a una mujer en una fábrica de Michigan y su esposo quiere justicia

Ivan Del Muro

Un robot mató a una mujer en una fábrica de Michigan y su esposo quiere justicia

Wanda Holbrook, de 57 años murió, literalmente a manos de un robot en una fábrica de Michigan, Estados Unidos, en julio de 2015. Ahora, su viudo, William Holbrook está demandando a cinco compañías involucradas en la instalación y las pruebas de la maquinaria que mató a su esposa. Según Holbrook, las cinco compañías demandadas, Lincoln Electric, Flex-N-Gate, Prodomax, FANUC and Nachi, son responsables de la muerte de su esposa, ya que el accidente sucedió a causa de la negligencia de aquellos que diseñaron, construyeron, probaron y monitorearon a los robots.

Holbrook asegura que, después de haber pasado más de 2 años en busca de respuestas, está determinado a que nadie más tenga que pasar por el tortuoso camino que tanto él como el resto de su familia han tenido que transitar. Y es que, la muerte de Wanda sucedió debido a que los sistemas de seguridad que impiden que los brazos robóticos de la línea de ensamblaje en la que trabajaba, no funcionaron como debían y esto es la causa directa de su muerte.

Wanda estaba encargada de dar servicio a la maquinaria y había trabajado en la planta durante 12 años, por lo que estaba familiarizada con los sistemas y protocolos de seguridad, por lo que suponemos que, durante los segundos previos a su muerte, debe haberse sorprendido y aterrado al ver entrar a uno de los brazos robóticos. Las celdas en esta sección están separadas por puertas de seguridad y el robot no debería haber podido entrar, sin embargo, lo hizo, para colocar soltar una pieza de ensamblaje de un tráiler sobre la cabeza de Holbrook

“Wanda estaba trabajando en la sección 140 o 150, desde la celda 100, cuando un robot de la sección 130 la tomó por sorpresa, entrando en la sección en la que estaba trabajando. Al entrar en la sección, el robot golpeó y aplastó la cabeza de Wanda entre un sistema de acoplamiento que estaba tratando de colocar en la instalación de la sección 140 y un sistema de acoplamiento que ya se encontraba en la instalación.”, se lee en la demanda.

Los compañeros de trabajo de Wanda tardaron un poco en darse cuenta de que algo andaba mal y cuando lo hicieron y la encontraron, ya había muerto del severo trauma sufrido por la maquinaria.

“El robot de la sección 130 no debió haber entrado nunca a la sección 140 y nunca debió haber intentado colocar un sistema de acoplamiento en una instalación que ya tenía un sistema de acoplamiento. Un fallo de uno o más de los sistemas de seguridad o dispositivos de los demandados sucedió, causando la muerte de Wanda.”, se añade en la demanda.

Noticias Relacionadas