Un ministro turco dice que Europa se dirige a "guerras de religión"

Por Ece Toksabay y Tuvan Gumrukcu
Pese a que el político islamófobo Geert Wilders no haya logrado imponerse en las elecciones celebradas el miércoles en Holanda, sus opiniones las comparten todos los partidos holandeses y empujan a Europa hacia "guerras de religión", dijo el jueves el ministro turco de Exteriores. En la imagen, el ministro turco de Asuntos Exteriores Mevlut Cavusoglu en un mitin en sobre el referéndun de Turquía en Metz, Francia, el 12 de marzo de 2017. REUTERS/Vincent Kessler

Por Ece Toksabay y Tuvan Gumrukcu

ANKARA (Reuters) - Pese a que el político islamófobo Geert Wilders no haya logrado imponerse en las elecciones celebradas el miércoles en Holanda, sus opiniones las comparten todos los partidos holandeses y empujan a Europa hacia "guerras de religión", dijo el jueves el ministro turco de Exteriores.

El primer ministro holandés, el líder de centroderecha Mark Rutte, salió airoso del desafío que planteaba Wilders en una victoria alabada en el resto de Europa por gobiernos que afrontan una creciente ola de nacionalismo.

La reacción de Ankara fue menos optimista. Turquía se ha enzarzado en una disputa cada vez más acalorada con Holanda, después de que La Haya prohibiese a ministros turcos que participasen en mítines con los que pretendían dirigirse a turcos residentes en el extranjero.

"Muchos partidos han recibido un porcentaje similar de votos. Diecisiete por ciento, veinte por ciento, hay muchos partidos así, pero todos son iguales", dijo el titular turco de Exteriores, Mevlut Cavusoglu, en un mitin celebrado en la ciudad sureña de Antalya.

"No hay diferencia entre la mentalidad de Geert Wilders y la de los socialdemócratas en Holanda. Todos piensan igual... Esa mentalidad está llevando a Europa al borde del precipicio. Pronto podrían empezar, y empezarán, guerras religiosas en Europa".

Turquía suspendió el lunes las relaciones diplomáticas de alto nivel con Holanda, tras la prohibición de los holandeses, que citaron razones de seguridad pública, de que los ministros turcos se dirigieran a la población turca expatriada. Sus votos son importantes en la campaña de un referéndum por que el presidente, Tayyip Erdogan, podría obtener amplios poderes.

Erdogan, que cuenta con los turcos residentes en el extranjero para el plebiscito que se celebrará el 16 de abril, ha acusado al Gobierno holandés de actuar como "vestigios de los nazis". El jueves dijo que la disputa diplomática le había costado a Rutte su amistad con Ankara.

"Oye, Rutte, quizás tu hayas ganado las elecciones como primer partido, pero has perdido a un amigo como Turquía", dijo Erdogan dirigiéndose a una multitud que ondeaba banderas en un mitin a favor del referéndum en la provincia noroeste de Sakarya.

También criticó a la Unión Europea por una sentencia que permite a las empresas prohibir el pañuelo islámico bajo determinadas condiciones.

"A la UE debería darle vergüenza", dijo Erdogan. "Abajo vuestros principios, valores y justicia europeos... Han empezado un enfrentamiento entre la cruz y la media luna, no hay otra explicación".

A pesar de ser un país mayoritariamente musulmán, Turquía es oficialmente laico y los pañuelos estuvieron prohibidos durante décadas en la administración públicas y las universidades. Erdogan y el partido islamista AKP que fundó se esforzaron en revocar estas prohibiciones, que consideran discriminatorias, y devolver la religión a la vida pública.