Uno de los autos más exóticos y caros del mundo, el Koenigsegg CCXR Special One, se destroza en accidente en México

Captura de video Youtube

Los amantes de los autos de lujos y exóticos que hoy lamentan el choque del único Koenigsegg CCXR Special One que existe en el mundo y que acaba de terminar destrozado en la Ciudad de México.

En fracciones de segundo, el conductor del automóvil impactó nada menos que 30 millones de pesos, (más de 1,5 millones de dólares) al accidentarse este domingo en las avenidas Paseo de la Reforma y Prado Norte, en la alcaldía Miguel Hidalgo, de la capital mexicana. Por suerte, no hubo pérdidas humanas que lamentar.

A poco más de cuatro meses de estar circulando por las vías de una de las urbes con más tráfico a nivel global, el  Koenigsegg CCXR Special One de brillante color turquesa hizo su última carrera en los predios mexicanos,  luego de casi diez años de uso por distintos dueños.

 

Este modelo, único en su tipo,  fue fabricado en 2010 especialmente para la familia real Al-Thani de Qatar. Después fue vendido y visto en París, Londres y Dubái, antes de llegar en octubre pasado a México, según reporte del diario local Milenio.

Tiene un motor V8 con doble turbocargador de más de mil caballos de fuerza para alcanzar velocidades de hasta 400 kilómetros por hora. Puede, incluso, acelerar de cero a 100 kilómetros en tan solo tres segundos. Se destaca por el color turquesa de su carrocería de fibra de carbono. Conducirlo, sin dudas, requiere mucha destreza. Pero no debe ser tan rápido, y mucho menos furioso.

El fabricante de  estos autos es Koenigsegg Automotive AB, una empresa de automóviles de lujo fundada en 1994 en la ciudad de Ängelholm, Suecia. Es dirigida por su fundador, Christian von Koenigsegg, quien comenzó la construcción de su propio deportivo a los 22 años.

La marca ha construido unos 150 automóviles y según su dueño, los tiene rastreados por todo el mundo. Dice que además de proteger su exclusividad, lo hace para recibir información del desempeño del producto de cara a próximas mejoras.

 

Aunque algunos medios aseguraron que, tras el impacto,  el CCXR Special One  accidentado en México fue declarado con pérdida total, en otras publicaciones posteriores se ha afirmado que el auto podría ser reparado…por supuesto, con varios millones mediante.

Se dice que el vehículo realmente no sufrió ningún daño estructural y el dueño puede encargar a la marca la fabricación de las piezas dañadas.

Hasta ahora no hay muchos detalles del propietario del auto. Tampoco de su conductor, aunque fue identificado como Arturo “N”, de 21 años de edad, según una nota de Televisa. Otro comunicador aseguró en redes que era el hijo del dueño y que viajaba junto con su novia.

 

El propietario se identifica en Instagram como “don_koenigsegg” y en esa red solía compartir fotos y videos, desde que vio al vehículo en otras partes del mundo, hasta el momento del embarque y llegada a México, en octubre pasado.

En su perfil se describe como un “coleccionista de autos”. En redes sociales circula un video de enero pasado, cuando el mismo auto fue detenido por un oficial de tránsito, pero minutos después lo dejó ir. Se desconoce su identidad.

 

Las autoridades no han dado detalles del accidente ni de si tenía antecedentes de infringir las leyes de tránsito, aunque abundan videos del auto como un bólido por las calles de la capital mexicana.

Pareciera ser que en suelos aztecas existe alguna maldición contra los Koenigsegg.  No es la primera vez que en México se hace añicos un auto de esta envergadura.

En 2016, otra unidad, modelo CCX, valuada en 25 millones de pesos, se accidentó en la carretera Monterrey-Nuevo Laredo. Los dos conductores se volcaron y sufrieron serias lesiones, además de la pérdida total del auto.

Más que  el “mal de ojo” que padecen estos autos en México,  la imprudencia de sus conductores ha resultado mucho más fatídica.