Un acto final de amor: joven de 20 años con cáncer terminal se casa con su novia pocas semanas antes de morir

Jesús Del Toro
·4  min de lectura

Jonathon Bustamante enfrentó con valor una terrible enfermedad terminal y aunque falleció a la muy corta edad de 20 años pudo cumplir en el periodo final de su vida el mayor sueño de su corazón.

Cuando tenía 17 años, en septiembre de 2017, se detectó que en su brazo derecho había desarrollado un raro tipo de cáncer, llamado rabdomiosarcoma, que ataca el tejido muscular y es altamente maligno.

Jonathon Bustamante y Kristina Hill el día de su boda. (Twitter/@10yroldad)
Jonathon Bustamante y Kristina Hill el día de su boda. (Twitter/@10yroldad)

Jonathon, residente en Corona, California, se sometió a tratamientos y desde entonces tuvo momentos de recuperación y de recaída, sometiéndose incluso a varias cirugías para enfrentar esa enfermedad, según narró el periódico Daily Mail.

Durante ese tiempo Jonathon contó con el apoyo y afecto de su novia Kristina Hill, actualmente de 19 años.

Desafortunadamente, la condición del joven se agravó, el cáncer se le expandió a los huesos y otros tejidos y en octubre pasado los médicos le comunicaron que su mal era ya terminal. No tenía opción de sobrevivir. Incluso quedó paralizado, de acuerdo el Daily Mail, a causa de tumores que se le desarrollaron en el páncreas y la cadera y quedó confinado a una silla de ruedas.

Jonathon conoció a Kristina en junio de 2017, cuando un amigo muto los presentó vía internet, y en julio siguiente se encontraron por primera vez en persona en un festival musical en Long Beach.

“Desde el día en que nos encontramos y él accidentalmente me dijo que me amaba, los dos siempre supimos que nos casaríamos algún día”, comentó Kristina.

Así, cuando el 31 de octubre de 2020 Jonathon le reveló a su novia su condición terminal y, por ello, que le quedaba poco de vida, ella “sin duda alguna” le pidió que se casaran y “él dijo sí”, contó Kristina.

“Después, esa noche, estábamos recostados en la cama llorando y charlando sobre los últimos tres años y lo que hemos pasado juntos y de cómo nuestro futuro en esta vida había sido borrado”, se dolió la joven. Pero ella añadió que entonces les quedó claro que “querían casarse mientras él todavía estuviera aquí”, dijo ella de acuerdo al Daily Mail.

La ceremonia de la boda se realizó el pasado 11 de noviembre en el patio de la casa de Jonathon y para organizarla contaron con el apoyo de la Fundación Make-A-Wish, especialmente dedicada a la noble labor de cumplir los últimos deseos de niños y jóvenes que se encuentran en condiciones críticas. Gracias a esa fundación Katrina y Jonathon pudieron organizar su ceremonia con comida, pastel, flores, decoraciones, sesión fotográfica, discursos, baile y demás elementos propios de una boda en forma.

Fue un momento muy emotivo: “el patio entero se convirtió de un lugar que vemos todos los días en el local de una mágica boda al aire libre”, contó Kristina.

Los novios y los invitados tuvieron un momento de enorme emoción y un instante culminante fue cuando apareció “Jonathon en su silla de ruedas y empujado por su padre llegó al lado de su madre y su hermano mayor” y luego Kristina salió “con su mamá y su papá a mi lado. Yo solo recuerdo que el son nos daba en la cara y nosotros [ella y Jonathon] no dejamos de vernos uno al otro”.

El amor llenó el lugar y todos los asistentes lloraron de la emoción, con una felicidad enorme al mismo tiempo contrastada por la tristeza de la enfermedad terminal del joven.

Su relación duró poco más de tres años y su matrimonio menos de tres semanas pues Jonathon falleció el pasado 29 de noviembre.

Y aunque la tristeza por la pérdida del joven ha sido enorme, Kristina y el resto de sus seres queridos preservan la imagen de un Jonathan feliz y enamorado, brillando con el sol en el momento maravilloso de su boda cuando el amor y no la enfermedad reinó cálidamente.

OTRAS HISTORIAS QUE TE PUEDEN INTERESAR

La conmovedora foto de un médico abrazando a un anciano con covid-19 que se volvió viral

EN VIDEO: "No estoy dispuesta a que me dejen morir por el puto Covid": el grito de desesperación de esta paciente de cáncer