Un hombre forzado a cortar su cerca se venga con maniquíes desnudos

Los funcionarios de la ciudad de Santa Rosa amenazaron al propietario de la vivienda con una multa de 500 dólares por día hasta que cortara la cerca por la mitad. El hombre se vio obligado a hacerlo, pero se vengó del Ayuntamiento con la ayuda de unos maniquíes desnudos.

(Kent Porter/The Press Democrat via AP)

Jason Windus había construido la cerca de 1,8 metros de altura para mantener a sus dos perros en su patio. “Levanté esta valla para mis perros, para que tuvieran un lugar donde correr”, le dijo Windus al medio de noticias KPIX-TV de San Francisco.

Sin embargo, a Windus le ordenaron cortar su cerca de unos 9,000 dólares a la mitad después de que un vecino presentara una queja ante el Ayuntamiento alegando que obstruía la vista del tráfico que se aproximaba para los conductores que se encontraban en la intersección, según reveló el medio de noticias de Oakland KTVU-TV.

El Ayuntamiento cedió a la demanda y ordenó a Windus que modificara la valla cortándola a la mitad, pero a Windus no le pareció justo. “Mientras conduces por el vecindario, te das cuenta de que nadie más tuvo que cortar su cerca, solo yo”, le dijo a KTVU.

Jason Windus colocando un cartel en el jardín de su casa avisándole al vecino que esta es su venganza. (Kent Porter/The Press Democrat via AP)

Windus afirmó que los funcionarios del Ayuntamiento dijeron que le aplicarían una multa 500 dólares por cada día que la cerca permaneciera en su estado original. “Me volvieron loco”, confesó Windus al medio de noticias KGO-TV de San Francisco.

Así que obedeció, pero no sin hacer una declaración de intenciones poco convencional: Windus colocó un montón de maniquíes desnudos que estaba guardando para una ocasión especial en su jardín delantero.

Man Sets Up Naked Mannequins in Yard After Complaints of High Fence

“Después de traerlos, no me atreví a tirarlos. Los iba a usar para hacer prácticas de tiro”, le contó Windus a KGO.

Windus colocó cuatro de los maniquíes anatómicamente muy precisos alrededor de una mesa, mientras que una maniquí femenina estaba de pie con los brazos sobre la cabeza, según reveló The Santa Rosa Press-Democrat.

El maniquí tiene un cartel que dice: “Asiento reservado para el vecino entrometido que se quejó de mi valla en el Ayuntamiento”.

Hasta ahora, los lugareños están disfrutando de esa protesta personal, le dijo Windus a KTVU.

“No esperaba que tuviera tal repercusión”, confesó. “Unas 50 personas se han detenido, tomado fotos y me han dicho que es maravilloso”.

David Moye