Explosión de carta bomba en oficina del FMI en París causa heridas a una empleada

La policía francesa camina fuera del Fondo Monetario Internacional en París, Francia. 16 de marzo 2017. Una carta explotó el jueves en las oficinas del Fondo Monetario Internacional (FMI) en el centro de París y una persona resultó levemente herida, informó una fuente policial. REUTERS/Philippe Wojazer

PARÍS (Reuters) - Una empleada del Fondo Monetario Internacional sufrió heridas en la cara y los brazos el jueves cuando explotó una carta bomba enviada a la oficina del prestamista mundial en París al abrirla, dijo la policía.

La explosión fue causada por un dispositivo casero, dijo el director del cuerpo policial de la capital francesa.

"Era algo bastante casero", dijo el jefe policial Michel Cadot a periodistas, quien agregó que se habían recibido recientemente amenazas telefónicas, pero que no se sabía aún si estaban ligadas al incidente ocurrido en las oficinas del FMI.

Otra fuente policial señaló que la mujer que abrió la carta sufrió quemaduras en la cara y en los brazos, y añadió que su vida no corría peligro.

En otro incidente separado, al menos dos personas resultaron heridas en un tiroteo en un instituto educativo en la pequeña localidad de Grasse, al sur de Francia, dijo una fuente policial.

Francia, en medio de la campaña para la elección presidencial que celebrará dentro de seis semanas, ha sufrido varios ataques letales de grupos islamistas en los últimos años y aún se encuentra en estado de emergencia, con unidades del Ejército patrullando las calles de París.

Un grupo militante griego, Conspiración de las Células de Fuego, reivindicó la responsabilidad de un paquete bomba enviado el miércoles por correo al ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, pero no hubo una reivindicación inmediata de la carta bomba de París.

El presidente François Hollande dijo que las autoridades francesas harían todo lo posible por encontrar a los culpables. La directora del FMI, Christine Lagarde, condenó la explosión, que calificó como "un acto cobarde de violencia".

(Reporte de Sophie Louet y Bate Felix; Escrito por Richard Balmforth y John Irish; Traducido por Inmaculada Sanz; Editado en español por Ana Laura Mitidieri)