Un gran paso para saber cómo consiguen los peces cebra regenerar su propia retina

Pez cebra (Danio rerio) | Imagen Wikicommons

Las increíbles capacidades del pez cebra (Danio rerio) siguen fascinando a los investigadores que, cada vez más, lo utilizan cómo modelo para estudios en biología, medicina, genética… Hace unos años os dejábamos un artículo con algunas de las características más asombrosas de los peces cebra y de cómo se han convertido en una de las especies más recurrentes en las investigaciones médicas. Ahora, un nuevo estudio publicado en Cell añade otro sorprendente “superpoder” de este pequeño ciprínido: Su capacidad para regenerar sus propias retinas.

Es cierto que la capacidad de regeneración ocular de estos peces teleósteos se ha analizado desde hace años gracias a otros estudios, sin embargo, aún no se conocían bien algunos de los mecanismos fisiológicos que actúan en el proceso. Hasta ahora sabíamos que las células de Müller, localizadas en la capa nuclear interna de la retina realizaban una importante labor de reconstrucción y regeneración en sus ojos puesto que su tasa de proliferación aumentaba tras producirse una lesión en la retina.

Instalaciones de peces cebra en NeuronBio | Javier Peláez

Gracias a este nuevo estudio, realizado por investigadores del Departamento de Biología de la Universidad de Vanderbilt, en Estados Unidos, hemos conocido que un nuevo jugador se ha unido al partido: Un neurotransmisor llamado GABA también tiene un papel importante.

El GABA es un inhibidor de la actividad cerebral y su función, explicada de manera sencilla, es la de calmar nuestro siempre excitado sistema nervioso. Absorbe adrenalina y podríamos decir que es el responsable de mantener tranquilo nuestro cerebro, inhibiendo o eliminando una buena parte de las señales procedentes de nuestras terminaciones nerviosas. Sin GABA nuestra mente estaría expuesta a tantos estímulos que no podría funcionar correctamente.

Retina de un pez cebra | Imagen Kara cerveny, Steve Wilson Laboratory London Global University

En el nuevo estudio, los investigadores se fijaron en que hace unas semanas se publicó un artículo que apuntaba a que los niveles de GABA tenían un papel básico en la regeneración de las células del páncreas, así que se preguntaron: ¿Podría estar también implicado en la regeneración de la retina?

Tomando esta pregunta como punto de partida los investigadores realizaron dos grupos de peces cebra a los que cegaron químicamente. A uno de esos grupos además inyectaron fármacos que estimulaban la producción de GABA para compararlo con el grupo que regeneraba su retina sin ninguna intervención.

Los resultados son notables: El grupo de peces cebra que recibieron altas concentraciones de GABA no consiguieron regenerar sus retinas, mientras que el grupo que mantuvo bajas tasas de GABA realizó una regeneración completa. Esto significa que este neurotransmisor inhibe o al menos dificulta la recuperación de las retinas dañadas, un dato a tener en cuenta si buscamos imitar ese proceso en personas.

Si algún día llegamos a comprender todos los procesos implicados en la capacidad regeneradora del pez cebra tendríamos la clave para poder desarrollar terapias celulares aplicables a seres humanos, consiguiendo así recuperar la capacidad visual de personas ciegas, o con patologías degenerativas como la retinitis pigmentosa o distrofia de retina.

Referencias científicas y más información:

Mahesh B. Rao, D.Didiano, James G. Patton “Neurotransmitter-Regulated Regeneration in the Zebrafish Retina” Stem Cell Reports |DOI: ttp://dx.doi.org/10.1016/j.stemcr.2017.02.007

Noelia Muñoz Martín “Proliferación celular en la retina de teleósteos” Univ. Salamanca.