Un futuro tratamiento podría evitar alergias a los frutos secos antes de que se produzcan

Un nuevo estudio abre la puerta a tratamientos preventivos de las alergias a los frutos secos

Una alergia, explicada de manera general y accesible, no es más que un error de nuestro sistema inmunológico que reacciona ante sustancias inofensivas. Una equivocación, una confusión de nuestras defensas que desarrollan toda su potente actividad de custodia a pesar de que no existe ninguna amenaza. Nuestro organismo crea proteínas, como la inmunoglobulina E (IgE) dispuestas a atacar al alérgeno, iniciando así mecanismos defensivos que pueden causar diferentes síntomas como picazón, urticaria o problemas respiratorios. Las alergias desencadenan reacciones de diferente intensidad, aunque algunas de ellas, como las alergias a frutos secos, pueden llegar tener consecuencias fatales.

En la actualidad, las personas alérgicas pueden tratar su afección tomando antihistamínicos y, en casos graves, se les administra una inyección de adrenalina tras entrar en contacto con la sustancia que produce su alergia. Esta semana, un equipo de investigadores del departamento de ingeniería química y biomolecular de la Universidad de Notre Dame, en Indiana (EEUU), han publicado un estudio en la prestigiosa Proceedings of the National Academy of Sciences que puede conducir a nuevos tratamientos contra las alergias a frutos secos.

Los métodos utilizados en el estudio son innovadores: los investigadores reclutaron a 16 personas con alergias a los cacahuetes y examinaron el suero de la sangre de los voluntarios para identificar los puntos de unión de las IgE con las proteínas de los frutos secos. Después sintetizaron inhibidores, a los que han denominado inhibidores heterobivalentes covalentes (cHBI), que evitan específicamente que las proteínas defensivas puedan unirse a las proteínas del fruto seco desencadenando respuestas alérgicas.

El Dr. Basar Bilgicer, coautor del estudio, explica en una entrevista en Newsweek: “Nuestro equipo ha desarrollado un inhibidor de alérgicos directo y específico para bloquear los alérgenos del maní. Los tratamientos actuales disponibles, como los antihistamínicos y el EpiPen, deben administrarse después de que ya se haya iniciado la reacción alérgica. Este nuevo enfoque inhibirá / impedirá que la reacción se inicie, ya que consigue que los alérgenos sean invisibles para el sistema inmunológico del paciente”.

Es una diferencia muy importante porque, actualmente, las alergias solo pueden tratarse cuando ya se han producido, mientras que gracias a los inhibidores que puedan desarrollarse en el futuro basados en esta técnica, el tratamiento puede ser anterior a la alergia.

El punto más importante de estos futuros inhibidores basados en los cHBI es que se dirigen solo a los componentes inmunitarios que interactúan con el alérgeno, y no interfieren con ninguna otra molécula o célula esencial del sistema inmunitario. Esto es un factor fundamental ya que nuestro sistema inmunológico desempeña funciones vitales y se deben desarrollar inhibidores que no afecten u obstaculicen las defensas frente al resto de patógenos.

Referencias científicas y más información:

Deak, Peter E., et al. «Designer Covalent Heterobivalent Inhibitors Prevent IgE-Dependent Responses to Peanut Allergen». Proceedings of the National Academy of Sciences, 2019 DOI:10.1073/pnas.1820417116.

Kashmira Gander «Severe Peanut Allergies: Scientists Make Breakthrough in Understanding Allergic Reaction». Newsweek