¿Un elixir para mejorar la vida? El aceite de oliva reduce el riesgo de muerte y de desarrollar la enfermedad de Alzheimer

·4  min de lectura

Mike Snider

Incluir un poco de aceite de oliva a tu dieta podría reducir tu riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer, patologías cardiovasculares y cáncer, según una nueva investigación.

Los beneficios para la salud del aceite de oliva, un ingrediente esencial de la dieta mediterránea, se han pregonado desde hace mucho tiempo, ya que este producto contiene grasas saludables, nutrientes y antioxidantes. Una nueva investigación publicada en la revista revisada por pares Journal of the American College of Cardiology sugiere otros beneficios de incluir el aceite de oliva en tu dieta.

El estudio, dirigido por investigadores de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard, analizó la salud y la dieta de 60 582 mujeres y 31 801 hombres en Estados Unidos desde 1990 hasta 2018.

Durante esos 28 años, los participantes que dijeron consumir más de media cucharada de aceite de oliva al día tenían un 19 % menos de riesgo de morir por todas las causas. También corrían un 19 % menos de riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular, en comparación con aquellos que rara vez o nunca consumían aceite de oliva.

¿Un elixir para mejorar la vida? El aceite de oliva reduce el riesgo de muerte y de desarrollar la enfermedad de Alzheimer
Es probable que el aceite de oliva sea la estrella de la dieta mediterránea.

Las personas que consumieron aceite de oliva a diario también redujeron en un 29 % su riesgo de morir por trastornos neurodegenerativos, como la enfermedad de Alzheimer y el Parkinson. Los investigadores encontraron además que el uso del aceite de oliva reducía en un 17 % la mortalidad por cáncer y en un 18 % el riesgo de morir debido a una enfermedad respiratoria.

El aceite de oliva y la enfermedad de Alzheimer

La reducción del riesgo de padecer trastornos neurodegenerativos como la enfermedad de Alzheimer es “un hallazgo novedoso”, dijo la doctora Susanna Larsson, epidemióloga de la Universidad de Uppsala en Suecia, en un artículo editorial adjunto titulado “¿Pequeñas cantidades de aceite de oliva pueden mantener alejada la muerte?”.

“Si tenemos en cuenta la falta de estrategias preventivas para la enfermedad de Alzheimer y la alta morbilidad y mortalidad relacionada con esta patología, en caso de confirmar este hallazgo, sería de gran importancia para la salud pública”, afirmó Larsson.

Los investigadores encontraron que incluso una cantidad más pequeña de aceite de oliva parecía tener un efecto saludable. Consumir hasta una cucharadita diaria se asoció con un riesgo de mortalidad un 12 % menor.

Sustituir tres cuartas partes de una cucharada de margarina, mantequilla, mayonesa y grasa láctea por aceite de oliva al día se asoció con un riesgo de mortalidad de un 8 a un 34 % menor para todas las causas de muerte, según la investigación. Sin embargo, el nivel de riesgo no disminuyó al comparar el aceite de oliva con los aceites vegetales como el de maíz y colza. “Esto sugiere que los aceites vegetales pueden proporcionar los mismos beneficios para la salud que el aceite de oliva”, apuntó Larsson.

La autora del estudio, Marta Guasch-Ferré, científica investigadora en el Departamento de Nutrición de la Escuela de Salud Pública T. H. Chan de Harvard, dijo a USA TODAY que un buen objetivo sería consumir a diario de 3 a 4 cucharadas diarias de aceite de oliva. Eso te ayudará a reducir la cantidad de mantequilla, mayonesa y otras grasas de origen animal que se suelen usar en la cocina.

“En casa, casi siempre usamos aceite de oliva para todo”, reconoció. “Lo usamos para hornear, aliñar las verduras y ensaladas e incluso es una buena opción para freír”.

Todavía queda mucho por aprender sobre el aceite de oliva

Aunque estos hallazgos amplían el conocimiento sobre los beneficios para la salud del aceite de oliva, “es necesario seguir investigando”, reconoció Larsson.

Todavía existen preguntas. Un estudio más específico que compare a las personas que consumen aceite de oliva con aquellas que no lo hacen podría proporcionar una explicación científica sobre la capacidad del aceite de oliva para reducir el riesgo de muerte. También es necesario evaluar qué tipos de aceite de oliva, como el virgen extra o el refinado, pueden ser más beneficiosos para la salud.

Mientras tanto, quienes quieran mejorar su estilo de vida pueden incluir el aceite de oliva en su dieta, pero deben considerar que se trata tan solo de una ayuda adicional.

“En sentido general, debemos seguir una dieta sana que esté llena de alimentos como las frutas, verduras, legumbres, granos enteros y grasas saludables como las que se encuentran en el aceite de oliva o las nueces. La ingesta de proteínas provenientes de los huevos, el pescado o las aves de corral debe ser moderada”, explicó Guasch-Ferré.

Al mismo tiempo, puedes disminuir el riesgo de padecer diferentes enfermedades reduciendo el consumo de carne procesada, otros alimentos procesados, bebidas azucaradas y dulces. “Otros factores del estilo de vida, como no fumar y realizar actividad física, también juegan un papel importante”, apuntó.

Este artículo fue publicado originalmente en Yahoo por USA Today

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.