Ultranacionalista israelí que aspira a tener rol en el gobierno dice que se ha moderado

Líder del partido Poder Judío, Itamar Ben-Gvir, habla tras el anuncio de los sondeos a pie de urna de las elecciones generales de Israel

Por Dan Williams

JERUSALÉN, 7 nov (Reuters) - Un ultraderechista que aspira a desempeñar un cargo de alto nivel en el próximo gobierno israelí trató de asegurar el lunes a las minorías del país que les protegerá, aunque no mencionó a los palestinos, que se sienten especialmente amenazados por su ascenso.

Tras ganar las elecciones la semana pasada, lo más probable es que el aliado más poderoso de la coalición conservadora del ex primer ministro Benjamin Netanyahu sea Sionismo Religioso, un partido liderado por colonos judíos ultranacionalistas en la Cisjordania ocupada.

Uno de ellos, Itamar Ben-Gvir, ha sido objeto de un intenso escrutinio en Israel y en el extranjero por acciones pasadas como su pertenencia al ilegalizado grupo militante Kach, una condena penal por incitación antiárabe y el acoso a los desfiles del Orgullo LGTB.

"He crecido, me he moderado y he llegado a comprender que la vida es más complicada", dijo Ben-Gvir, de 46 años, en un artículo de primera plana en el periódico de mayor circulación del país, Israel Hayom.

Si bien anteriormente pidió la expulsión masiva de los ciudadanos árabes de Israel, Ben-Gvir ahora dice que solo quiere eso para los que considera terroristas o traidores, incluidos algunos de los representantes de la minoría en el parlamento.

Al retuitear una imagen que parecía mostrar a uno de estos legisladores, Ahmad Tibi, en un aeropuerto, Ben-Gvir comentó: "Triunfamos". Más tarde lo eliminó y lo publicó con una nueva leyenda: "¡Ya era hora! Que solo tengamos esas noticias y que no vuelvan".

Tibi replicó en Twitter que el artículo periodístico de Ben-Gvir era una "broma".

Sionismo Religioso, al igual que otros partidos derechistas de Israel, se opone al Estado palestino. Ben-Gvir también ha pedido el desmantelamiento de la Autoridad Palestina interina que gobierna en partes de Cisjordania, una medida que devolvería a los palestinos a un gobierno israelí ilimitado sin derechos nacionales.

(Editado en español por Carlos Serrano)