Tras un ultimátum de los talibanes, Joe Biden se aferra a la fecha límite del 31 de agosto para la evacuación de Kabul

·5  min de lectura
El presidente Joe Biden responde preguntas de la prensa mientras habla sobre el desalojo de ciudadanos estadounidenses, sus familias, solicitantes de la visa especial de migrantes y afganos vulnerables en la Sala Este de la Casa Blanca
El presidente Joe Biden responde preguntas de la prensa mientras habla sobre el desalojo de ciudadanos estadounidenses, sus familias, solicitantes de la visa especial de migrantes y afganos vulnerables en la Sala Este de la Casa Blanca

WASHINGTON.- Pese a las enormes dificultades que enfrenta el repliegue de Afganistán, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, reafirmó su intención sacar a todas las tropas norteamericanas para el 31 de agosto, una fecha límite que los aliados europeos querían estirar, y los talibanes, ahora en control del país, le exigieron a Washington que respetara. El ultimátum de los insurgentes llegó junto con otro anuncio: impedir la huida del país de miles de afganos aliados que trabajaron para empresas y gobiernos occidentales durante las últimas dos décadas.

“Covid-22”: qué dice la nueva teoría viral que fue criticada por expertos

Biden dijo que la salida de Afganistán está “en camino” de terminar el 31 de agosto, la fecha límite en la cual su gobierno se había comprometido a retirar todas las tropas del país. Pero, de todos modos, Biden instruyó al Pentágono y al Departamento de Estado a preparar “planes de contingencia” en caso de ser necesario prolongar la evacuación, un escenario que muchos en Washington consideran inevitable. Biden se mostró reacio a prolongar el repliegue, al advertir que una postergación trae aparejada “riesgos adicionales”, incluido el de atentados terroristas.

“Cuanto antes podamos terminar, mejor”, dijo, categórico, Biden en un discurso en la Casa Blanca que se postergó dos veces, y comenzó con casi una hora de retraso, evidencias de los turbulentos días de crisis que vive su administración.

Biden decidió mantener la fecha límite del 31 de agosto para retirar a las tropas norteamericanas a pesar de la presión que había recibido en los últimos días de los aliados europeos en el G-7 y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) para prolongar la operación de evacuación en Kabul y garantizar la salida de todos los ciudadanos occidentales y de los afganos aliados que intentan huir de los talibanes.

El propio Biden reconoció que la evacuación depende de la cooperación de los talibanes, que controlan los alrededores y el acceso al aeropuerto internacional de Kabul, bajo control de Estados Unidos. Y los talibanes dejaron en claro ayer que no tienen intenciones de brindar más tiempo, o de permitir que más afganos se vayan del país.

En una conferencia de prensa en Kabul, Zabihullah Mujahid, el vocero de los talibanes, rechazó la posibilidad de aceptar una extensión para la salida definitiva de las tropas norteamericanas de Afganistán, al reafirmar que ese fue el acuerdo sellado y que su intención es tomar control del aeropuerto internacional de Kabul el 31 de agosto. La definición llegó luego de que el jefe de la CIA, William Burns, uno de los diplomáticos más experimentados del equipo de Biden, viajó a Kabul para reunirse con el líder de facto de los talibanes, Abdul Ghani Baradar, quien negoció el año anterior en Qatar con el gobierno de Donald Trump el acuerdo que selló el fin de la intervención norteamericana.

Los talibanes aún permiten que ciudadanos extranjeros lleguen al aeropuerto –un camino peligroso que incluye varios controles de los islamistas, además del riesgo de un atentado terrorista por parte de la filial local de Estado Islámico– para salir del país, pero Mujahid anunció que ahora impedirán la partida de los afganos aliados de Occidente.

William Burns y Baradar
William Burns y Baradar


El director de la CIA, William Burns, y el líder de facto de los talibanes, Abdul Ghani Baradar

Le pedimos al estadounidense que cambie su política y no anime a los afganos a que se vayan”, dijo Mujahid.

El Pentágono aceleró en los últimos días la evacuación de Kabul en medio de las presiones a la Casa Blanca de los aliados europeos de Estados Unidos para estirar la retirada para garantizar la salida de todos los ciudadanos occidentales, además de los afganos aliados. Desde el 14 de agosto, antes de que los talibanes retomaran el poder, Estados Unidos logró evacuar a casi 70.700 personas, indicó Biden. En las últimas horas, un avión partió de Kabul cada 45 minutos, informó el Pentágono.

Kamala Harris pausó su gira asiática por un “incidente médico anómalo”

Pero ningún funcionario norteamericano ha podido dar una cifra precisa acerca de cuántos norteamericanos quedan por evacuar en Afganistán, y varios legisladores que fueron informados por la comunidad de inteligencia se mostraron escépticos en declaraciones a los medios respecto de la promesa oficial de concluir la evacuación para fin de mes.

Biden decidió mantener la fecha límite del 31 de agosto para retirar las tropas norteamericanas, informaron medios locales, a pesar de la presión que había recibido en los últimos días de los aliados europeos en el G-7 y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) para prolongar la operación de evacuación en Kabul y garantizar la salida de todos los ciudadanos occidentales y de los afganos aliados que intentan huir de los talibanes.

Durante la reunión los líderes del G7, Biden transmitió que su gobierno prevé terminar la misión norteamericana en Kabul el 31 de agosto, pero aún así solicitó al Pentágono y al Departamento de Estado “planes de contingencia para ajustar el cronograma en caso de que sea necesario”, indicó a través de un comunicado la vocera presidencial, Jen Psaki.

“También dejó en claro que con cada día de operaciones en el terreno, hemos agregado riesgo a nuestras tropas con las crecientes amenazas de ISIS-K, y que la finalización de la misión para el 31 de agosto depende de la coordinación continua con los talibanes, incluido el acceso continuo para evacuados al aeropuerto”, completó Psaki.

Las promesas de Biden fueron recibidas con escepticismo en el Capitolio, donde legisladores demócratas y republicanos que han recibido información confidencial sobre la evacuación se mostraron incrédulos al pronóstico de que la evacuación concluirá en una semana.

“Nos han dado toda indicación de que el esfuerzo de evacuación no puede concluir el 31 de agosto”, dijo el senador republicano, Mitt Romney, un moderado quien remarcó que aún quedan muchos norteamericanos varados en las provincias de Afganistán, lejos del aeropuerto de Kabul.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.