La UIF desistió de acusar a Roberto Baratta en un tramo de la causa de los cuadernos de las coimas

·3  min de lectura
Juan Carlos Otero, presidente de la UIF
Juan Carlos Otero, presidente de la UIF - Créditos: @UIF

La Unidad de Información Financiera (UIF), organismo antilavado que depende del Poder Ejecutivo, desistió de acusar al exfuncionario kirchnerista Roberto Baratta en un tramo del caso de los cuadernos de las coimas que todavía queda en primera instancia. El pronunciamiento de la unidad antilavado -que es querellante en el expediente- se dio después de que el juez Julián Ercolini diera comienzo al proceso para elevar el caso a juicio oral y público.

También desistió de acusar a Hernán Gómez, que fue colaborador de Baratta en el Ministerio de Planificación, y a Claudio Glazman, uno de los empresarios que quedó involucrado en el caso cuadernos por haber hecho pagos presuntamente ilegales en efectivo a los exfuncionarios kirchneristas

La historia detrás del diálogo imposible entre Mauricio Macri y Cristina Kirchner

Ercolini procesó en febrero de este año a Baratta, a algunos de sus colaboradores y a un grupo de empresarios por actos de cohecho -es decir, por sobornos-, en una parte del caso que todavía no se elevó a juicio. Los hechos bajo investigación son entregas de dinero en fechas que, según el análisis de las comunicaciones de los imputados, coinciden con los pagos que investiga la Justicia.

Esos procesamientos fueron, en su mayoría, confirmados por la Cámara Federal el mes pasado y la causa quedó en condiciones de ser elevada. Por eso, el juez le corrió vista a la querella, que ahora manifestó que no acusará a Baratta, Gómez ni a Glazman. Los hechos que le imputaban a Glazman, que reconoció haber hecho pagos a los exfuncionarios kirchneristas, no involucraban una obra pública pero sí la compra de unos terrenos por 1.000.000 de dólares. La ampliación del procesamiento de Glazman -que ya fue elevado a juicio oral- fue revocada por la Cámara Federal por considerar que ya había sido elevado a juicio por los mismos actos.

El exsecretario de Coordinación de Planificación Federal grabó un video en su primera noche luego de la excarcelación
El exsecretario de Coordinación de Planificación Federal Roberto Baratta - Créditos: @Captura de video

El organismo que conduce el abogado Juan Carlos Otero dijo que los hechos imputados a Baratta, Gómez y Glazman no son los delitos en los que se especializa la UIF. “Entiendo pertinente avocarnos a la investigación de aquellos delitos que resultan de la especialidad del organismo que represento, encontrándose en la presente debidamente garantizada la acusación por parte del Ministerio Público Fiscal”, dice el escrito de la UIF al que accedió LA NACION. No abandonó su rol como querellante, pero dijo que no acusará por estos hechos. Y agregó que la acusación por parte del Ministerio Público Fiscal se encuentra “debidamente garantizada”.

Todavía falta que la UIF se pronuncie sobre los otros imputados en este tramo de la causa, entre quienes se encuentran los empresarios Hugo Alberto Dragonetti, de la constructora Panedile; Alberto Taselli, titular de la empresa de energía Edecat, y Juan Mauricio Balán, de Industrias Juan F. Secco, todos acusados del delito de cohecho. También, sobre Nelson Lazarte, exsecretario privado de Baratta, sobre Baratta, por otros hechos de cohecho vinculados a estos empresarios, y sobre Gómez.

Un historial de desistimientos

Esta presentación se suma a una serie de desistimientos que ya hizo la UIF en otras causas por corrupción. En más de una ocasión el organismo dijo que desistía de querellar porque los casos en cuestión no involucraban cuestiones vinculadas al lavado de activos. En otros expedientes, donde sí se investigaba lavado, la UIF, entonces conducida por el abogado Carlos Cruz, no se presentó como querellante incluso cuando la causa había sido iniciada por una denuncia de la propia UIF durante la gestión de Mariano Federici y María Eugenia Talerico (gobierno de Mauricio Macri).

En el caso Hotesur-Los Sauces, con una presentación que causó fuerte impacto político, el organismo dijo como querellante que no estaba probado el delito precedente y pidió el sobreseimiento de Cristina Kirchner, sus hijos y el resto de los acusados. Y en el juicio por la causa Vialidad, donde Cristina Kirchner está acusada de haber sido la jefa de una asociación ilícita y de haber defraudado al Estado, la UIF pidió su absolución.