La UE trabaja en una propuesta "comparable" a los subsidios ecológicos estadounidenses

El comisario europeo de Mercado Interior, Thierry Breton, aseguró el martes que está trabajando para proponer medidas "comparables" a los subsidios del enorme plan de inversión para la transición climática de Joe Biden, con los que proteger la industria europea del riesgo de distorsión de la competencia.

"Debemos reaccionar, no podemos quedarnos quietos", indicó Breton durante un foro económico en Madrid. "No es demasiado tarde. Tenemos que mandarle una señal contundente a nuestra industria", añadió.

El comisario precisó que está "trabajando duro para proponer (...) algo que pueda ser comparable" al plan estadounidense. De acuerdo a Breton, estas propuestas se presentarán "muy pronto".

Bruselas observa con preocupación desde hace meses los efectos de la Ley de Reducción de la Inflación (IRA, por sus siglas en inglés), un plan de unos 420.000 millones de dólares impulsado por el presidente estadounidense Joe Biden para afrontar el cambio climático, firmado en agosto.

Este plan prevé, entre otras medidas, subvenciones que favorecen a las empresas implantadas en Estados Unidos, especialmente en los sectores de los vehículos eléctricos o de las energías renovables.

La Unión Europea reclama más "coordinación" y teme una fuga de estas empresas más allá del Atlántico. "Tengo muchos ejemplos que me llegan cada día" de empresas que deciden dejar de "invertir en Europa", reconoció el martes Breton.

Uno de los principales puntos de tensión es, según él, la subvención de hasta 7.500 dólares para la compra de un vehículo eléctrico fabricado en Estados Unidos, Canadá o México.

"Eso creará una barrera" comercial "inaceptable" y contraria a las reglas de la OMC (Organización Mundial de Comercio), estimó, recordando que hay conversaciones en marcha con Washington sobre este tema.

La respuesta de la Unión Europea al IRA comportará "tres dimensiones", precisó el comisario. Una reglamentaria, destinada a acelerar el desarrollo de la "green tech" europea (economía verde), otra financiera, para que todos los Estados miembro tengan acceso a los recursos necesarios para apoyar este sector, y la creación de un "fondo soberano" para invertir en proyectos industriales europeos.

Los dos primeros aspectos se presentarán en el Consejo Europeo del 9 de febrero, mientras que el tercero podría definirse a lo largo de segundo semestre, según Breton.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, estimó a comienzos de diciembre que la Unión Europea debía tomar medidas para enfrentar las "distorsiones" creadas por el vasto plan de inversión estadounidense.

Los países del bloque están, sin embargo, divididos sobre la respuesta que debe darse al IRA. París, por ejemplo, pide una financiación común europea, mientras que Berlín aboga por un mayor diálogo con Washington.

vab/mg/rs/al/mb