La UE teme que los países traten de debilitar sus propuestas climáticas

·3  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO: La mina de lignito a cielo abierto Nochten y la central eléctrica de carbón Boxberg en Nochten, Alemania

Por Kate Abnett

BRUSELAS, 24 jun (Reuters) - Los países de la Unión Europea pretenden modificar una serie de políticas sobre el cambio climático en el marco de las negociaciones legislativas del bloque, lo que hace temer que las propuestas de la UE se debiliten y esta no alcance sus objetivos ecológicos.

La UE está negociando una enorme revisión de su mercado del carbono y de sus leyes sobre energía, transporte y bosques, con el fin de mejorarlas para alcanzar el objetivo de 2030 de reducir las emisiones netas de gases de efecto invernadero en un 55% respecto a los niveles de 1990.

Acordar medidas sobre el clima es una tarea a menudo complicada para los 27 países miembros de la UE, cuya dependencia de los combustibles fósiles y su deseo de reducir rápidamente las emisiones varían. Pero las divisiones sobre las políticas se han intensificado a medida que los Gobiernos las negocian en medio de la inflación y los costes energéticos en alza.

Los borradores de las propuestas de los países sobre las leyes, a los que Reuters ha tenido acceso y que los Estados miembros intentarán acordar la semana que viene, muestran planes para debilitar algunas en comparación con las propuestas originales de la Comisión Europea, que redacta las leyes de la UE y propuso el paquete el verano pasado.

Un proyecto de propuesta sobre las reformas del mercado del carbono retrasaría un año la puesta en marcha de un nuevo mercado para los edificios y el transporte, mientras que en una propuesta sobre el ahorro de energía el objetivo de reducir el consumo de energía primaria dejaría de ser legalmente vinculante.

Los países también están considerando debilitar al 40% un objetivo para que la industria utilice un 50% de hidrógeno renovable para 2030, y una obligación vinculante para que los proveedores de combustible alcancen una cuota del 2,6% de combustibles renovables para el transporte para 2030 podría convertirse en voluntaria, dijeron los diplomáticos.

"En todos los diferentes expedientes, la ambición se diluye. No hay ningún expediente en el que la ambición haya aumentado o se haya mantenido igual", dijo un diplomático.

Algunos diplomáticos también expresaron su preocupación por la posibilidad de que la propuesta de poner fin a la venta de coches con combustibles fósiles en 2035 se desbarate, después de que el ministro de Economía alemán dijera esta semana que Berlín no la apoyaría.

Los proyectos de acuerdo aún podrían cambiar antes de que los ministros de los países de la UE acuerden posiciones conjuntas sobre ellos la próxima semana, antes de negociar las leyes definitivas con el Parlamento Europeo.

Varios países quieren introducir cambios en las propuestas, ya que los compromisos para proteger el planeta chocan con las exigencias de otros intereses e industrias nacionales. España ha intentado frenar el objetivo de ahorro de energía, mientras que Hungría, Bulgaria y Polonia están entre los que buscan objetivos más débiles en materia de energías renovables para el transporte, dijeron los diplomáticos.

Incluso si se acordaran los elementos más débiles, el paquete de nuevas leyes supondría un gran paso adelante en la ambición de reducir las emisiones en comparación con las políticas climáticas actuales de Europa, ya que requeriría grandes inversiones por parte de los Gobiernos y las industrias para cambiar a coches, energía y procesos industriales más limpios.

Lo que aún no está claro es si los cambios, en caso de aprobarse, harían que la UE no alcanzara sus objetivos climáticos.

Los países de la UE y el Parlamento suelen cambiar partes de las propuestas de la Comisión en sus negociaciones. Pero las políticas climáticas están diseñadas para sumarse y alcanzar el objetivo de reducción de emisiones del 55% de la UE, por lo que reducir la ambición de una ley puede requerir un aumento de la ambición en otra, para garantizar que se cumpla el objetivo general.

El Parlamento Europeo ya ha confirmado sus posiciones de negociación en algunos expedientes, aumentando la ambición en algunos ámbitos y reduciéndola en otros.

(Reporte de Kate Abnett; edición de Marine Strauss y Susan Fenton; traducido por José Muñoz en la redacción de Gdańsk)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.