La UE podría revisar su posición sobre Malvinas tras Brexit, dice Argentina

La canciller argentina, Susana Malcorra, durante el Foro Económico Mundial el 20 de enero de 2017 en Davos (AFP/Archivos | FABRICE COFFRINI)

La canciller argentina, Susana Malcorra, indicó este jueves en Bruselas que la Unión Europea (UE) podría revisar su posición sobre el disputado territorio de las islas Malvinas, tras la marcha de Reino Unido del bloque.

"La Unión Europea está, a través de los acuerdos de la UE, atada de manera muy firme y muy fuerte a Reino Unido", señaló Malcorra, preguntada sobre el impacto del Brexit en la posición diplomática respecto a estas islas administradas por Reino Unido.

Para la jefa de la diplomacia argentina, "cuando se produzca el Brexit, la UE puede valorar una decisión respecto de cómo proseguir y cómo pararse en estos temas y allí puede ser que se produzca un cambio [sobre su posición respecto a las Malvinas]".

No obstante, Malcorra consideró que aún es muy pronto para hablar de este tema, ya que "el Brexit recién se inicia y hay múltiples temas en danza". "Lo seguimos con atención", agregó la canciller, quien se reunió en Bruselas con su homólogo belga y la comisaria europea de Comercio.

Buenos Aires reclama la soberanía del archipiélago desde que tropas británicas lo invadieron y desalojaron a sus pobladores argentinos en 1833.

Argentina y Gran Bretaña se enfrentaron en 1982 en una guerra de 74 días en la que murieron 649 soldados argentinos y 255 británicos, que terminó con la rendición del país sudamericano.

En virtud del Tratado de Lisboa de 2009, las islas Malvinas se consideran como territorio británico de ultramar, donde se aplican algunas reglas de la UE. En 2013, en un plebiscito los isleños se manifestaron a favor de seguir siendo británicos.

La decisión británica de abandonar el bloque recrudeció la tensión en otra disputa territorial, en este caso respecto a Gibraltar, un enclave de 32.000 habitantes cedido por España a Reino Unido en 1713, pero reivindicado por el reino español desde hace décadas.

En sus orientaciones de negociación del Brexit, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, propuso que el acuerdo de la futura relación entre la UE y Reino Unido tras el divorcio no podrá aplicarse a Gibraltar, si no hay previamente un acuerdo previo al respecto entre Londres y Madrid.

Michael Howard, quien dirigió a los conservadores británicos entre 2003 y 2005, afirmó a principios de abril que la primera ministra británica, Theresa May, mostraría "la misma resolución" sobre este enclave que su predecesora Margaret Thatcher respecto a Argentina durante la guerra de las Malvinas, en 1982.