La UE recomienda suspender financiamiento a Hungría

·2  min de lectura
UE-HUNGRÍA (AP)
UE-HUNGRÍA (AP)

La ejecutiva de la Unión Europea recomendó el domingo que el bloque suspenda unos 7.500 millones de euros (7.500 millones de dólares) en financiamiento a Hungría debido a las preocupaciones por el deterioro democrático y la posible mala gestión de dinero comunitario.

El comisario europeo de Presupuesto, Johannes Hahn, dijo que pese a las medidas propuestas por Hungría para corregir las deficiencias, la Comisión Europea recomienda suspender fondos “equivalentes a una cantidad estimada de 7.500 millones de euros”.

El dinero procedería de los llamados “fondos de cohesión” concedidos a Hungría. Esta partida, una de las más grandes del presupuesto del grupo, ayuda a los países a llevar sus economías e infraestructura a los estándares de la UE.

Hahn señaló que Hungría aún tiene hasta el 19 de noviembre para abordar las preocupaciones. Cualquier medida para suspender los fondos requiere la aprobación de una “mayoría cualificada” de los 27 estados miembros, lo que supone el 55% de los miembros, que representan al menos al 65% de la población del grupo.

La Comisión Europea acusa desde hace casi una década al primer ministro de Hungría, Viktor Orban, de desmantelar las instituciones democráticas, tomar el control de los medios y violar los derechos de las minorías. Orban, que lleva en el cargo desde 2010, rechaza las acusaciones.

En declaraciones tras una reunión de comisarios de la UE en Bruselas, que apoyaron la medida por unanimidad, Hahn celebró la oferta de Hungría de resolver el problema y dijo que su propuesta de medidas correctivas iba “en la buena dirección”.

Si se aplican y cumplen adecuadamente, las medidas resolverían algunas de las preocupaciones de la Comisión, señaló. Sin embargo, “en este punto persiste un riesgo para el presupuesto, por lo tanto no podemos concluir que el presupuesto de la UE esté suficientemente protegido”, afirmó.

El gobierno nacionalista de Orban tiene previsto anunciar nuevas medidas a partir del lunes, según medios húngaros. Los legisladores de la UE expresaron su preocupación la semana pasada porque esto pudiera ser tan sólo un intento de ganar tiempo.

En una resolución el jueves, los legisladores dijeron que el gobierno nacionalista húngaro intenta socavar de forma deliberada los valores democráticos del bloque.

El gobierno en Budapest, que Orban describe como una “democracia no liberal”, se ha convertido en un “régimen híbrido de autocracia electoral”, afirmaron. Atribuyeron parte de la culpa a los estados miembros de la UE por hacer oídos sordos a los posibles abusos.

“Por primera vez, una institución de la UE afirma la triste realidad: que Hungría ya no es una democracia”, afirmó la parlamentaria de los Verdes franceses que presentó la resolución a la asamblea, Gwendoline Delbos-Corfield.