La UE propone poderes de emergencia contra las crisis en las cadenas de suministro

·2  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO. Aerogeneradores en un parque eólico a 23 km de la costa de Ijmuiden, Países Bajos

Por Foo Yun Chee

BRUSELAS, 19 sep (Reuters) - Las empresas radicadas en Europa podrían verse obligadas a dar prioridad a la producción de productos clave y a hacer acopio de mercancías en virtud del proyecto de normativa de la UE anunciado el lunes, que otorgaría a la Comisión Europea poderes de emergencia para hacer frente a las crisis de suministro.

El Instrumento de Emergencia del Mercado Único propuesto responde a los cuellos de botella en el suministro causados por la pandemia del COVID-19 y la invasión rusa de Ucrania y replica medidas similares adoptadas por Estados Unidos y Japón.

Se espera que la propuesta enfrente un fuerte rechazo por parte de las empresas y de algunos países de la UE, preocupados por una extralimitación de la Comisión Ejecutiva de la UE.

El proyecto de normas faculta a la Comisión para ordenar a los Estados de la UE que reorganicen las cadenas de suministro y aumenten el abastecimiento de bienes de interés para la crisis lo antes posible, lo que incluye la ampliación o reutilización de las capacidades de producción existentes o la creación de otras nuevas y la comercialización de bienes de interés para la crisis.

Se podría obligar a las empresas a dar prioridad a la producción de determinados bienes críticos.

Los detractores de la medida afirman que las normas huelen a capitalismo de Estado al estilo de China y pueden infringir las obligaciones contractuales de las empresas y exponer secretos corporativos.

Las empresas que proporcionen información incorrecta o engañosa se exponen a multas de hasta 300.000 euros (299.220 dólares), mientras que las que no cumplan la orden de dar prioridad a los productos clave podrían recibir multas periódicas diarias del 1,5% de la facturación media diaria.

(1 dólar estadounidense = 1,0026 euros)

(Información de Foo Yun Chee; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)