La UE propone normas más estrictas para las emisiones contaminantes de los vehículos

FOTO DE ARCHIVO. Atasco de automóviles en la autopista A8 entre Salzburgo y Múnich, cerca de Irschenberg, al sur de Alemania

Por Philip Blenkinsop

BRUSELAS, 10 nov (Reuters) - La Comisión Europea propuso el jueves límites más estrictos para las emisiones de vehículos de óxidos de nitrógeno y partículas nocivas, incluyendo nuevas normas para la contaminación de los frenos y neumáticos.

La Unión Europea ha ido endureciendo progresivamente los límites desde la norma "Euro 1" de 1992. La próxima norma, "Euro 7", se aplicará a los automóviles y furgonetas a partir del 1 de julio de 2025 y a los autobuses y camiones dos años después.

La Comisión propuso unos límites de emisiones más bajos para los camiones y fijó los niveles para los automóviles y furgonetas en los valores más bajos de la actual norma "Euro 6". Así, por ejemplo, los límites de dióxido de nitrógeno para los automóviles diésel se reducirán a 60 miligramos por kilómetro, la norma actual para los automóviles de gasolina.

La propuesta amplía las condiciones de conducción cubiertas, como las temperaturas extremas y los desplazamientos diarios cortos. También amplía el periodo de aplicación de las normas, duplicándolo para un automóvil a 200.000 kilómetros o 10 años.

Se añaden nuevos límites para las diminutas partículas procedentes del frenado y el desgaste de los neumáticos. Los vehículos también tendrán que estar equipados con sistemas de control de emisiones a bordo.

La Comisión afirma que las emisiones del transporte por carretera provocan 70.000 muertes prematuras al año, tres veces más que el número de víctimas mortales en accidentes de tráfico, y que los beneficios para la salud superan con creces los costes.

Las nuevas normas de emisiones llegan tras el acuerdo alcanzado por el bloque el mes pasado para prohibir la venta de nuevos automóviles y furgonetas de gasolina y diésel a partir de 2035.

La Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA, por sus siglas en francés) afirmó que la propuesta supondría un aumento de los costes de los vehículos con unos beneficios medioambientales muy limitados y que podría ralentizar la transición hacia un transporte sin emisiones.

En el caso de los camiones, en particular, los fabricantes tendrían que desviar recursos de las inversiones en baterías y vehículos de celda de combustible.

El eurodiputado de los Verdes, Bas Eickhout, calificó de laxas las normas propuestas.

"En China y Estados Unidos se han endurecido varias normas, pero la Comisión da vía libre a la industria para que no haga prácticamente nada respecto a las emisiones de los vehículos de gasolina y diésel durante la próxima década", dijo en un comunicado.

(Información de Philip Blenkinsop; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)