La UE planea limitar precio del gas ruso mientras Putin amenaza con interrumpir el suministro

·4  min de lectura

BRUSELAS/VLADIVOSTOK, Rusia, 7 sep (Reuters) - La Unión Europea propuso el miércoles una limitación de los precios del gas ruso, horas después de que el presidente Vladimir Putin amenazara con interrumpir todos los suministros si se tomaba esa medida, lo que aumenta el riesgo de racionamiento en algunos de los países más ricos del mundo este invierno.

La escalada del enfrentamiento amenaza con hacer subir aún más los precios del gas en Europa, lo que se suma a las ya exorbitantes facturas que los gobiernos de la UE están pagando para evitar que sus proveedores de energía quiebren y que los clientes con problemas de liquidez se congelen en los meses de frío que se avecinan.

Europa ha acusado a Rusia de militarizar el suministro de energía en represalia por las sanciones occidentales impuestas a Moscú por su invasión de Ucrania. Rusia culpa a esas sanciones de los problemas de suministro de gas, que achaca a fallos en los gasoductos.

Los ministros de Energía de la UE tienen previsto reunirse de urgencia el viernes para debatir cómo afrontar la crisis energética.

"Propondremos una limitación de los precios del gas ruso. (...) Debemos recortar los ingresos de Rusia que Putin utiliza para financiar esta guerra atroz en Ucrania", dijo a la prensa la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

La Comisión también propondrá otras medidas, como un recorte obligatorio del uso de la electricidad en las horas punta y un límite a los ingresos de la energía generada a partir de otras fuentes.

En una intervención anterior en un foro económico en Vladivostok, Putin anticipó la medida, advirtiendo que los contratos de suministro podrían romperse y avisando a Occidente de que se congelaría como la cola del lobo en un famoso cuento ruso.

"¿Habrá decisiones políticas que contradigan los contratos? Sí, simplemente no los cumpliremos. No suministraremos nada en absoluto si contradice nuestros intereses", dijo Putin.

"No suministraremos gas, petróleo, carbón, gasóleo de calefacción, no suministraremos nada", dijo Putin.

Europa suele importar de Rusia alrededor del 40% de su gas y el 30% de su petróleo.

Las democracias ricas del Grupo de los Siete (G7) anunciaron la semana pasada sus planes de imponer un tope de precios a las exportaciones de petróleo ruso, en una medida que también podría restringir la capacidad de Rusia de conseguir buques cisterna y seguros de países ajenos al G7.

¿GRIETA EN LAS FILAS DE LA UE?

Sin embargo, hubo señales de división entre los miembros de la UE sobre el plan de limitación de precios. Un ministro checo dijo que debería eliminarse del orden del día de la reunión del viernes. Los checos están ayudando a guiar las discusiones como titulares de la presidencia rotatoria de la UE.

"En mi opinión, no es una propuesta constructiva. Es más una forma de sancionar a Rusia que una solución real a la crisis energética en Europa", dijo el ministro de Industria, Jozef Sikela, citado por la agencia de noticias checa CTK.

La crisis energética a la que se enfrenta Europa se ha agudizado después que la empresa rusa Gazprom suspendiera por completo el suministro de gas a través del gasoducto Nord Stream 1 a Alemania después que dijera que había encontrado una fuga de aceite en un motor durante los trabajos de mantenimiento la semana pasada.

Putin rechazó las afirmaciones occidentales de que Moscú estaba utilizando el gas como arma para acabar con la oposición a su invasión de Ucrania.

El presidente ruso dijo que Alemania y las sanciones occidentales eran los culpables de que el gasoducto no estuviera operativo y que Ucrania y Polonia decidieron por su cuenta desconectar otras rutas de gas hacia Europa.

Pidió a Alemania que devolviera una turbina para la estación de compresión Portovaya del gasoducto que permitiría a Rusia reanudar el bombeo de gas.

El impacto de la subida de precios está obligando a las empresas a reducir la producción y a los gobiernos a gastar miles de millones en ayudas para amortiguar el impacto en los consumidores.

Alrededor de la mitad de la producción de aluminio y zinc se ha visto obligada a interrumpir su actividad en la Unión Europea debido a la crisis eléctrica, dijo el miércoles una asociación del sector, que pidió al bloque que redujera los costes para evitar el cierre permanente de las plantas productoras de metal.

El organismo de la industria eléctrica europea instó a los gobiernos a conceder créditos de emergencia a las empresas energéticas que se enfrentan a un problema de liquidez por el aumento de las necesidades de garantías a medida que suben los precios de la electricidad.

En Alemania, donde el Gobierno está gastando 65.000 millones de euros para proteger a los consumidores y a las empresas de la escalada de precios, una encuesta mostró que más del 90% de las empresas medianas consideran que el aumento de los precios de la energía y las materias primas es una amenaza importante o existencial.

(Información de Reuters; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)