La UE presenta plan para proteger el pluralismo y la independencia de la prensa en Europa

·3  min de lectura

La Comisión Europea -brazo ejecutivo de la Unión Europea- presentó el viernes un proyecto de legislación para proteger el pluralismo y la independencia de los medios de prensa, en un gesto que justificó por el deterioro de la situación en varios países del bloque.

"En años recientes hemos sido testigos de diversas formas de presión sobre los medios de comunicación. Ya es hora de actuar", dijo Vera Jourova, vicepresidenta de la Comisión, al presentar el proyecto.

El texto protege el secreto de las fuentes y prohíbe el uso de software espía contra periodistas y sus familiares, aunque son posibles excepciones en nombre de la "seguridad nacional".

Se trata de una medida en respuesta a recientes escándalos por el uso de programas como Pegasus y Predator, y que implicaron especialmente a autoridades de Polonia, Hungría y Grecia.

Este proyecto de reglamento proporciona garantías para la independencia editorial de la redacción frente al poder político o los industriales, y establece requisitos de transparencia sobre la propiedad de los medios.

El paquete incluye la propuesta de creación de un Consejo Europeo de Medios, integrado por representantes de las autoridades reguladoras nacionales, para una supervisión más estricta de las concentraciones en el sector.

Ese Consejo tendría la capacidad de emitir orientaciones no vinculantes sobre eventuales impactos en el pluralismo en los órganos de prensa.

Esta propuesta busca también garantizar presupuestos "adecuados y estables" para servicios públicos de prensa y prevé dispositivos para alcanzar transparencia en la distribución de publicidad oficial.

- Evitar la interferencia -

Este proyecto de ley debería "permitir que nuestros medios de prensa operen sin ninguna interferencia, ya sea pública o privada", comentó el comisario europeo de Mercado Interior, Thierry Breton.

Para el funcionario, "en ningún caso la actividad de un periodista puede ser considerada como un riesgo a la seguridad nacional".

Este proyecto de ley aún deberá ser negociado con los Estados miembros del bloque y con el Parlamento Europeo.

La propuesta fue recibida con abierta cautela y desconfianza por parte de editores europeos, que consideraron la iniciativa una "amenaza histórica" a su actividad.

"No vemos ninguna razón o justificación para armonizar aún más la legislación sobre medios de comunicación a nivel de la UE y poner por primera vez la prensa impresa y digital bajo (...) supervisión regulatoria", apuntaron los editores en un comunicado.

"La iniciativa de la Comisión "socava los principios básicos de la libertad de prensa, mientras no se toman en consideración las preocupaciones fundamentales planteadas por los editores de prensa", agregaron en la nota.

En tanto, la oenegé Reporteros sin Fronteras (RSF) saludó un "importante paso adelante", aunque apuntó fragilidades del proyecto.

"Esta propuesta es aún insuficiente en ciertos aspectos y deberá mejorarse", señaló el secretario general de la RSF, Christophe Deloire.

Para la entidad, los criterios para definir un medio "no son satisfactorios".

"Si basta con declararse medio de información para beneficiarse" de las garantías previstas en el proyecto, "entonces este mecanismo corre el riesgo de obstaculizar los esfuerzos que se esperan de las plataformas para luchar contra la desinformación", apuntó RSF.

ahg/mar