UE habla de sanciones a Rusia, pero consenso parece esquivo

·2  min de lectura
El jefe de política exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, habla en conferencia de prensa en la sede de la PONU, 21 de setiembre de 2022. (AP Foto/Julia Nikhinson) (ASSOCIATED PRESS)

BRUSELAS (AP) — La Unión Europea parece estar resuelta a responder con sanciones a nuevos intentos rusos de anexar partes de Ucrania, pero resulta cada vez más difícil llegar a un consenso entre los Estados miembros porque las medidas para castigar a Moscú afectan sus propias economías.

El bloque de 27 naciones ha impuesto seis rondas de sanciones a Rusia desde que el presidente Vladimir Putin ordenó la invasión de Ucrania el 24 de febrero. Bancos, empresas y mercados han recibido sanciones, incluso en el sector energético, y más de 1.200 funcionarios han visto congelados sus bienes y prohibidos sus viajes.

Lo que en el pasado hubiera tomado años de discusiones se logró en poco más de tres meses, a la velocidad de la luz para lo que es la UE. Pero economías europeas golpeadas por la pandemia de COVID-19 ahora padecen alta inflación con aumentos desenfrenados de los precios de la electricidad y el gas natural.

El acicate para las nuevas medidas de la UE fue el anuncio de que las regiones bajo control ruso en el este y sur de Ucrania planean someter a referendo si se incorporan a Rusia. Esto le permitiría a Moscú escalar la guerra, sobre todo después de la decisión de Putin de convocar a 300.000 reservistas militares.

El jefe de política exterior de la UE, Josep Borrell, dijo el miércoles que “Rusia, su conducción política y todos los implicados en la organización de estos ‘referendos’, así como en otras violaciones del derecho internacional y el derecho humanitario en Ucrania, deberán rendir cuentas”.

“Se aplicarán nuevas medidas restrictivas contra Rusia lo antes posible, coordinadas con nuestros socios”, dijo en un comunicado luego de presidir una reunión de emergencia de cancilleres de la UE al margen de la Asamblea General de la ONU en Nueva York.

Pero las declaraciones políticas por parte de funcionarios que residen en Bruselas son lo más fácil. Acordar nuevas medidas y sobre todo superar los intereses energéticos resulta sumamente difícil. Hungría ha encabezado la resistencia a sanciones que afectarían el suministro ruso, pero no es la única que vacila.

La última ronda de sanciones fue anunciada el 4 de mayo, pero acordada cuatro semanas después en la medida que las inquietudes petroleras dividieron a los Estados miembros. En lugar de nuevas sanciones, se selló un paquete de “mantenimiento y alineación” en julio, sobre todo para eliminar escapatorias a las medidas ya acordadas.