La UE estudia normas más estrictas para limitar el envío de basura al extranjero

·2  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO: El comisario de Medio Ambiente, Océanos y Pesca de la UE, Virginijus Sinkevicius, habla en una rueda de prensa en Bruselas

Por Kate Abnett

BRUSELAS, 17 nov (Reuters) - La Comisión Europea propuso el miércoles una revisión de las normas de la UE sobre traslados de residuos para dificultar que los Estados miembros descarguen su basura en los países más pobres.

La legislación propuesta, que necesita la aprobación de los países de la Unión Europea y del Parlamento Europeo, forma parte del plan de Bruselas para reducir la contaminación y garantizar que materiales como el plástico, los textiles y los metales se reutilicen y reciclen, en lugar de tirarlos.

"El objetivo es que la UE asuma una mayor responsabilidad por los residuos que produce. Hoy no es así y eso es lo que debe cambiar", dijo el jefe de la política medioambiental de la UE, Virginijus Sinkevicius.

El año pasado, la UE exportó unos 33 millones de toneladas de residuos, de los cuales aproximadamente la mitad se destinaron a países más pobres que no pertenecen a la OCDE y que cuentan con normas de gestión de residuos menos estrictas que las de la UE.

"Sólo hay que pensar en toda la basura de plástico que proviene de una mala gestión de los residuos", dijo Sinkevicius.

Según la propuesta, los países no pertenecientes a la OCDE tendrían que notificar a Bruselas que quieren recibir traslados de residuos de la UE y demostrar que pueden tratarlos de forma respetuosa con el medio ambiente. Si el país puede hacerlo, los Estados de la UE podrán trasladar allí sus residuos.

Las exportaciones de residuos a los países de la OCDE también estarían sometidas a la supervisión de la UE, y Bruselas podría suspenderlas si, después de que se plantee la preocupación de que esas exportaciones causen contaminación en un determinado país, no hay pruebas suficientes de que éste pueda gestionarlas de forma sostenible.

Según la Comisión, las empresas de la UE tendrían que realizar auditorías independientes de las instalaciones extracomunitarias a las que envíen residuos, para demostrar que pueden tratarlos de forma sostenible.

La propuesta de la UE pretende impulsar a los 27 países miembros a mejorar su capacidad de reutilización y tratamiento de residuos en casa.

Simplificaría las normas sobre el traslado de residuos dentro de la UE para garantizar que el plástico, el papel, el hierro y el acero puedan llegar a las instalaciones de reciclaje europeas. Bruselas también quiere tener más competencias para investigar los traslados ilegales de residuos.

(Reporte de Kate Abnett; edición de Jan Strupczewski y Mark Heinrich, traducido por José Muñoz en la redacción de Gdansk)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.