La UE endurece sus leyes de comercio y transporte de armas

BRUSELAS (AP) — La Unión Europea tomó acciones el jueves para endurecer las leyes sobre el comercio y el transporte de armas, para ayudar a mantener las armas de fuego ilícitas fuera del alcance de las bandas criminales en medio de preocupaciones de que la guerra en Ucrania pueda aumentar la propagación de armas ilegales.

La Comisión Europea, el brazo ejecutivo de la UE, calcula que hay unas 35 millones de armas ilícitas en manos de civiles en el bloque de 27 naciones. Unas 630.000 armas de fuego figuran como robadas en la base de datos de seguridad y fronteras de la UE.

Las acciones de la comisión implicarían procedimientos más claros y comunes para la importación, exportación y tránsito de armas de fuego y municiones. Además, se establecería un sistema electrónico de licencias para las solicitudes de importación y exportación para reemplazar los actuales sistemas en papel que son más lentos y tienen la mayoría de los países.

También se impondrían estándares más estrictos a la fabricación de armas de alarma y señales, que disparan cosas como salvas o gas lacrimógeno. Extremistas modificaron y utilizaron armas así en los sangrientos ataques de París y en el atentado a la revista satírica francesa Charlie Hebdo en 2015.

Se requerirían certificados de usuario final para ciertos tipos de armas para garantizar que el destinatario no planea transferirlos a otra persona, lo que ayudará a reducir el riesgo de que las armas puedan aparecer en el mercado negro.

La Comisión insiste en que las medidas no restringirán la posesión de armas y, de hecho, simplificarán los procedimientos para los cazadores, los tiradores de competición y los exhibidores.

La comisaria de Asuntos Interiores, Ylva Johansson, instó a los países miembros de la UE y al Parlamento Europeo a adoptar rápidamente dichas medidas.

Las propuestas se redactaron mucho antes de que Rusia invadiera Ucrania en febrero, pero Johansson dijo que el conflicto ha suscitado preocupación porque todavía están entrando a Europa armas que se utilizaron en conflicto en Yugoslavia en la década de 1990.