La UE defiende su gestión del tiburón ante la petición de vetar la venta de aletas

·3  min de lectura

Bruselas, 27 mar (EFE).- El comisario europeo de Medio Ambiente, Pesca y Océanos, Virginijus Sinkevicius, defendió este lunes que la Unión Europea "promueve activamente la conservación y gestión sostenible de los tiburones" en respuesta a la iniciativa ciudadana que pide a Bruselas el fin del comercio de aletas de tiburón.

En una sesión del comité de Pesca del Parlamento Europeo, el comisario Sinkevicius avisó que, antes de tomar cualquier veto comercial, la UE debería asegurarse de que una acción así "es compatible con los compromisos internacionales" acordados con otros países.

El dirigente comunitario recordó que, desde 2013, la UE prohíbe tanto en sus aguas como en sus buques el cercenamiento de aletas de tiburón, sin ninguna excepción, y obliga a cortarles las aletas cuando ya han sido desembarcados en tierra por los pescadores.

"Lo que esto significa es que todos los tiburones cazados para el comercio de aletas deben ser retenidos a bordo del barco, no pueden ser lanzados al mar (una vez les cortan las aletas) y deben llegar a puerto con sus aletas adheridas de forma natural al cuerpo", detalló Sinkevicius durante su intervención.

Por su parte, los impulsores de la iniciativa ciudadana "Paremos el cercenamiento de aletas-Paremos su comercio" pidieron al comisario de Pesca la prohibición total de esta práctica, y no solo el veto actual al cercenamiento de aletas en barcos.

A juicio del portavoz de la iniciativa, el activista alemán Nils Kluger, "no hay ninguna diferencia para los tiburones entre ser lanzado desde la borda tras haberles arrebatado las aletas" y el hecho de esperar a "llegar a tierra para que se haga allí el dinero" con la extracción de sus miembros.

La iniciativa "Paremos el cercenamiento de aletas-Paremos su comercio" recogió más de un millón de firmas en toda la UE y fue registrada en la comisión de Peticiones del Parlamento Europeo, el comité de la Eurocámara que atiende a demandas de particulares.

El comisario de Pesca afirmó que el Ejecutivo comunitario "está analizando la iniciativa muy cuidadosamente" y, en este sentido, Sinkevicius aseguró que la UE "comparte" las preocupaciones de los demandantes, admitiendo el "papel importante" de la Unión.

Con todo, el portavoz de los demandantes concedió que, ante su reivindicación de prohibir la importación y la exportación de aletas en la UE, el bloque comunitario "se enfrenta a un dilema del prisionero" por la falta de movimientos en la misma dirección por parte de sus competidores pesqueros.

"¿Por qué deberíamos parar cuando los asiáticos siguen haciéndolo?", se preguntó Nils Kluger.

Aun así, el activista defendió que se trata de "una cuestión política" en la que la UE "debe dar pasos" a fin de proteger a los tiburones como especie amenazada y en declive poblacional.

Un informe del Fondo Internacional para el Bienestar Animal (IFAW, por sus siglas en inglés) indica que la mitad de las especies de tiburón están en peligro de extinción o casi, y que las poblaciones de tiburones de alta mar han disminuido más de un 70 % en tan solo 50 años.

El mismo documento señala a España como el mayor exportador de aletas de tiburón de la UE, con más de 50.000 toneladas vendidas anualmente a los países del sudeste asiático, y avisa que esta práctica es una de las principales causas que amenazan la supervivencia de estas especies.

(c) Agencia EFE